9 razones por las que tu coche tiembla al acelerar (y cómo solucionarlas)

Si tu coche vibra cuando aceleras, puede ser el resultado de varios problemas. A menudo, la causa de las vibraciones es un problema bastante sencillo que, si no se resuelve cuanto antes, es en realidad una señal de advertencia de una avería mucho más grave (y más cara).

Un coche que vibra durante la conducción puede significar a menudo algo diferente a un coche que vibra cuando está parado, por lo que es bueno prestar atención a cuándo se producen las vibraciones.

¿Vibra el vehículo sólo al ralentí? ¿El vehículo sólo vibra a baja velocidad, a alta velocidad o a velocidad constante? Si el coche sólo vibra al frenar, la causa podría ser otra.

Entonces, ¿cómo sabes qué zona debes examinar en el primer diagnóstico del problema? Sigue leyendo para descubrirlo.

Ver también: ¿Tu coche hace un ruido metálico cuando aceleras? (Aquí tienes el porqué)

Índice de Contenido
  1. Causas habituales de las vibraciones del coche al acelerar
    1. #1 - Junta homocinética interna dañada
    2. #2 - Soportes de motor rotos
    3. #3 - Neumáticos desequilibrados
    4. #4 - Tuercas sueltas
    5. #5 - Eje de transmisión doblado
    6. #6 - Eje doblado
    7. #7 - Pinza de freno bloqueada
    8. #8 - Manguera de vacío rota o desconectada
    9. #9 - Bujías sucias o desgastadas

Causas habituales de las vibraciones del coche al acelerar

#1 - Junta homocinética interna dañada

articulación CV dañada

Las juntas homocinéticas están situadas en el extremo de cada eje. Hay una junta exterior y otra interior. Cuando el interno Si está dañado o empieza a fallar, notarás que tu coche vibra al acelerar con fuerza. Cuando la situación empeora, las pequeñas vibraciones se convierten en violentas sacudidas bajo carga.

Las articulaciones CV dañadas suelen producirse por un desgarro en el revestimiento de la articulación. Cuando esto ocurre, el agua y la suciedad entran en la carcasa y contaminan la grasa que protege las ranuras del interior.

Sin una lubricación adecuada, el contacto entre metales provoca fallos. La única solución es sustituir la junta homocinética o todo el eje homocinético.

#2 - Soportes de motor rotos

soporte del motor defectuoso

El propósito principal de los soportes del motor es asegurar el motor del coche al chasis del vehículo. Un propósito secundario es amortiguar o reducir las vibraciones del motor para que los ocupantes del coche no sientan las constantes sacudidas o vibraciones del motor mientras está en marcha.

Los soportes del motor están hechos de un material de goma dura que les permite absorber las vibraciones. Cuando un soporte de motor está dañado o roto, no sólo sentirás el exceso de vibración en el coche, sino que también otras partes del motor pueden desalinearse y romperse, ya que el motor no está en su posición exacta.

Un soporte de motor defectuoso puede sentirse al ralentí, pero el temblor puede ser más notable durante la aceleración, cuando el motor se ve obligado a trabajar duro. La sustitución del soporte del motor defectuoso debería detener las vibraciones.

Ten en cuenta que cuando falla un soporte del motor, los demás soportes también soportan una mayor carga y es más probable que fallen.

#3 - Neumáticos desequilibrados

neumáticos desequilibrados

Si has montado recientemente neumáticos nuevos y notas que tu coche tiembla al conducir, podría ser el resultado de unos neumáticos desequilibrados. Cuando un neumático está montado en una rueda, nunca tendrá el mismo peso alrededor.

Para resolver este problema, un montador de neumáticos montará el conjunto neumático/rueda en una máquina de equilibrado y aplicará pequeños pesos a la llanta en puntos específicos para que el equilibrio sea perfecto. Cuando un neumático gira, cualquier ligero desequilibrio de peso provocará una pequeña vibración.

A velocidades más altas, cuando el neumático gira mucho más rápido, la vibración será más perceptible y el volante llegará a temblar.

Si tu coche vibra a velocidad constante y empeora a velocidades más altas, es posible que tengas uno o varios neumáticos desequilibrados. También es posible que una de las pesas adhesivas de las ruedas se haya caído. Para solucionar el problema, sólo tienes que llevar tu coche al taller de neumáticos para que los reequilibren.

Ver también: ¿Qué es el ahuecamiento de los neumáticos?

#4 - Tuercas sueltas

tuercas de tornillo sueltas

Un simple problema (más común de lo que crees) que puede llegar a ser catastrófico. Si las tuercas de una rueda no se han apretado bien en el buje y algunas se han aflojado con el tiempo, la rueda puede tambalearse ligeramente. Durante la conducción, parece que el coche tiembla.

Si no se aprietan, los tornillos podrían aflojarse completamente y la rueda podría caerse durante la conducción. No hace falta decir que no quieres que esto ocurra. No te olvides de asegurarte de que utilizas la tuerca correcta.

Para comprobar si hay tuercas sueltas, utiliza un llave dinamométrica para asegurar que cada tuerca se aprieta según las especificaciones de fábrica. Si no tienes una llave dinamométrica, una llave de tuercas normal llave de tuerca o el hierro pueden utilizarse para apretar las tuercas

#5 - Eje de transmisión doblado

eje de transmisión doblado

Si tu coche tiene tracción trasera (RWD), la potencia del motor al eje trasero y a las ruedas conectadas se transmite a través del eje de transmisión (o eje de la hélice).

Por lo tanto, si el eje de la hélice está incluso ligeramente doblado o dañado (a menudo debido a un accidente), el coche tiembla al acelerar a baja velocidad y empeora al ir más rápido.

Como normalmente no es posible reparar un eje de hélice, la única opción es su sustitución.

#6 - Eje doblado

eje doblado

Si golpeas accidentalmente un bordillo, una piedra grande o tienes un pequeño accidente, no des por sentado que todo está bien si no ves ningún daño evidente. El accidente podría haber causado un eje doblado, lo cual es grave.

Empezarás a notar vibraciones procedentes del coche que empeorarán a medida que aceleres. Al igual que con el eje de la hélice, tendrás que sustituir el eje doblado inmediatamente o te arriesgas a causar más daños.

#7 - Pinza de freno bloqueada

pinza de freno bloqueada

Si la pinza de freno de una rueda está defectuosa y se atasca, puede hacer que el coche vibre. En esta situación concreta, es el volante el que vibrará cuando alcances unos 65 kilómetros por hora.

Las vibraciones empeorarán a medida que sigas acelerando a mayor velocidad. Cuando te detengas, es probable que notes un olor a quemado procedente del vehículo.

Si sospechas que la pinza de freno está bloqueada, deberías poder saber de qué rueda se trata por el olor. Debes inspeccionar todas las partes del sistema de frenos, prestando especial atención a los tornillos, las guías y el pistón de la pinza.

A veces basta con limpiar y reengrasar las piezas, pero los componentes de los frenos defectuosos deben ser sustituidos.

Ver también: Causas de los ruidos y vibraciones al frenar

#8 - Manguera de vacío rota o desconectada

tubos de vacío sueltos

Este problema común puede hacer que el coche tiemble o se apague durante la conducción. Si un tubo de vacío se desconecta o desarrolla una fuga de aire debido a un pequeño desgarro, la falta de presión de aire puede confundir a los distintos sensores, lo que a su vez puede provocar fallos de encendido, petardeo, pérdida de potencia y otros problemas en los que el motor no funciona correctamente.

Inspecciona todas las mangueras para asegurarte de que están conectadas en alguna parte y de que no hay desgarros ni grietas. Es posible que tengas que utilizar un pequeño alicate para volver a conectar las mangueras que estén demasiado sueltas en el racor.

Las mangueras de vacío de los coches con turbocompresor son aún más propensas a soltarse. Sustituirlas por mangueras de silicona más resistentes es una solución permanente habitual.

#9 - Bujías sucias o desgastadas

bujía sucia

Las bujías sucias o estropeadas pueden hacer que el motor falle. Aunque el problema se nota primero al parar, también puede parecer que el coche vibra mientras se conduce.

Si no recuerdas la última vez que cambiaste las bujías, puede ser el momento de hacerlo. Si retiras una y observas una acumulación oscura en la punta, es muy probable que el resto de las bujías también estén defectuosas.

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 9 razones por las que tu coche tiembla al acelerar (y cómo solucionarlas) puedes visitar la categoría .

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up