Síntomas de una pinza de freno defectuosa: diagnosticar y sustituir

Los frenos de los coches son uno de los dispositivos de seguridad esenciales que se instalan en los coches y hay diferentes tipos de estructuras de frenado incorporadas en la mayoría de los coches. Algunos de ellos son el sistema antibloqueo de frenos, el freno de disco, el freno de tambor y el freno de emergencia.

La pinza de freno sostiene el pistón y también suspende las pastillas de freno del coche por encima del rotor de la rueda. El pistón de freno está conectado al pedal de freno a través de los conductos hidráulicos. Por tanto, si se acciona el pedal de freno, se transmite una fuerza hidráulica al pistón y éste empuja la pastilla de freno contra el rotor de la rueda y provoca la fricción. Esta fricción frena o detiene el coche.

El mecanismo de la pinza de freno retrae la pastilla de freno del rotor de la rueda inmediatamente después de soltar el pedal. Con el tiempo, la pinza de freno puede empezar a desgastarse y su estado empeorará y será necesario sustituirla. En este artículo hablaremos extensamente de los síntomas de una pinza de freno mala, el diagnóstico, etc.

Índice de Contenido
  1. Síntomas de una pinza de freno en mal estado
    1. Desgaste de las pastillas de freno por un lado
    2. Ruido de golpeo
    3. Ruido de molienda/ruido de vuelo de metales
    4. Tracción de vehículos por un lado
    5. Fuga de líquido de frenos
  2. ¿Qué ocurre si conduces un coche con una pinza defectuosa?
    1. Daños en las pinzas y rotores de las ruedas de los frenos
    2. El aumento del periodo de respuesta de los frenos
    3. El coche tiembla cuando se aplica el freno
    4. Las almohadillas pueden empezar a desgastarse
  3. ¿Cómo se diagnostica y sustituye una pinza de freno defectuosa?
    1. Comprueba si hay fugas
    2. Inspecciona las pastillas de freno
    3. Diagnostica el funcionamiento de los pistones con una herramienta
    4. Consigue un asistente que te ayude a diagnosticar las funciones del pistón
  4. Últimas palabras:

Síntomas de una pinza de freno en mal estado

Todos los componentes del sistema de frenos que estén en mal estado o fallen te darán una señal antes de que te impidan salir a la carretera, y la pinza de freno no es una excepción. Una pinza de freno que falla desarrollará una serie de problemas para avisar al conductor de que hay un problema con los frenos.

Desgaste de las pastillas de freno por un lado

Si tienes una pinza de freno en mal estado, habrá situaciones en las que una pastilla de freno se desgastará más rápido que la otra. Debido al desgaste de la pastilla de freno de un lado de tu vehículo, es probable que tengas problemas para frenar mientras conduces. Este es uno de los síntomas habituales de una pinza de freno agarrotada.

Es esencial que te asegures de cambiar las pinzas de freno en cuanto notes que una pastilla se está volviendo más fina que la otra.

Ruido de golpeo

Una pinza de freno en mal estado también puede producir un fuerte ruido de estallido si se rompe el soporte de la pinza encargado de sujetarla. Esto puede llevar a una situación en la que los frenos de esa rueda se bloqueen automáticamente. Si oyes un ruido al frenar, intenta llevar tu vehículo a un mecánico para que solucione el problema inmediatamente. Probablemente sea un síntoma de que el tornillo de la pinza está suelto.

Ruido de molienda/ruido de vuelo de metales

Si la pinza de freno de tu coche se bloquea o se congela, puede hacer un ruido metálico o de chirrido. Este ruido suele oírse incluso cuando no estás utilizando el freno, a diferencia del ruido de una pastilla de freno desgastada que se produce al pisar el pedal de freno.

Tracción de vehículos por un lado

¿Has experimentado una situación en la que pisas el pedal de freno de tu coche, y el coche tira hacia un lado en lugar de frenar hasta una parada equilibrada? Lo más probable es que la causa sea una pinza de freno defectuosa.

Si uno de los pistones de las pinzas de freno de las ruedas delanteras de tu coche se congela debido a la corrosión, la suciedad o los residuos, la pastilla de freno puede no hacer contacto con el disco de freno. Cuando esto ocurre, tu coche se acerca o se aleja del lado defectuoso del sistema de frenado. Del mismo modo, cuando un coche tiembla al frenar, una pinza defectuosa también puede ser responsable.

Fuga de líquido de frenos

El aceite hidráulico permite que la presión hidráulica sea efectiva, y esta presión permite que las pinzas de freno funcionen correctamente. Si la pinza de freno se debilita o se deteriora, hay una tendencia a la fuga de aceite hidráulico. Las fugas de líquido de frenos pueden notarse fácilmente en el suelo o en los neumáticos del coche.

¿Qué ocurre si conduces un coche con una pinza defectuosa?

pinza de freno suelta peligrosa

Es normal que las pastillas de freno se desgasten con el tiempo en un uso normal, pero también pueden desgastarse más rápidamente en determinadas circunstancias. Ejemplos de estas circunstancias son la detención agresiva a alta velocidad y la conducción con el pedal de freno. Además, si la pinza de freno está en mal estado, puede provocar un desgaste más rápido de las pastillas de freno y un fallo de los frenos.

Si la estructura de tus frenos empieza a desgastarse, normalmente te envía una señal. Si ignoras estas señales, podrías dirigirte a un desastre potencialmente fatal. Observa y controla siempre el sistema de frenado de tu coche para detectar anomalías como un chirrido fuerte y el encendido del testigo Abs.

Asegúrate de reparar cualquier posible fallo en el sistema de frenado, como pastillas de freno desgastadas o una pinza de freno que no responda. El uso continuado de una pinza de freno defectuosa es peligroso y puede causar daños catastróficos en todo el sistema de frenado. A continuación se indican algunos efectos comunes de la conducción con una pinza defectuosa.

Daños en las pinzas y rotores de las ruedas de los frenos

El sistema de frenado está formado por componentes móviles integrados. Por tanto, si uno de los componentes se desgasta, los demás dispositivos conectados a él comenzarán a desgastarse también. Por ejemplo, si tu pastilla de freno se desgasta hasta el punto de que el metal queda expuesto, empezará a desgastar el rotor de la rueda y le causará graves daños en poco tiempo.

Lo que ocurre es que cuando la pastilla de freno aprieta y entra en contacto con el rotor de la rueda para detener el coche, chirría contra el rotor. Si no se sustituyen las pastillas de freno, el chirrido sigue produciéndose cada vez que se pisa el pedal de freno y, en poco tiempo, el rotor del freno se dañará. El ruido de chirrido es un claro indicador de que algo va mal.

Cada vez que las pastillas de freno son empujadas contra el disco de freno, se genera calor. Y el calor daña las juntas del pistón y hace que se atasque. Esto es lo que hace que las pinzas de freno no vuelvan cuando se suelta el pedal de freno.

El aumento del periodo de respuesta de los frenos

La eficacia de tus pastillas de freno se reduce completamente cuando están desgastadas. Por lo tanto, es necesario observar siempre tus frenos y tomar nota del tiempo que tardan en responder. Ten en cuenta que si tu pastilla de freno empieza a desgastarse, puede que el freno no responda una vez que lo accionas. Puede que tengas que bombearlo antes de que se acople.

Algunas de las consecuencias de conducir con una pinza en mal estado son un freno resbaladizo, un coche que se desliza en una curva cuando pisas el freno. Por último, el freno defectuoso puede dejar de engranar y desengranar el rotor del freno tal y como lo construyó el fabricante, y esto puede provocar un fallo en los frenos.

El coche tiembla cuando se aplica el freno

Hay muchas razones para que el coche vibre o se sacuda, especialmente en las ruedas. Por lo tanto, una pregunta importante es: ¿Puede una pinza de freno en mal estado provocar vibraciones? Sí, puede, porque un vehículo con un freno que funcione correctamente debería reaccionar suavemente cuando se aplica el freno.

Por eso, cuando la pastilla y el rotor están dañados o excesivamente desgastados, pueden empezar a provocar vibraciones en el movimiento del coche. La dirección también puede vibrar cuando intentas reducir la velocidad o parar.

Las almohadillas pueden empezar a desgastarse

Si no arreglas el mecanismo de frenado de tu coche cuando algunas de sus piezas están mal, los neumáticos también empezarán a desgastarse. Cuando tienes una desaceleración desigual entre tus neumáticos debido a una pinza mala en algunas de las ruedas, entonces algunos neumáticos se desgastarán más rápido. Una pinza en mal estado también significa que tienes que pisar el pedal de freno repetidamente para detenerte.

¿Cómo se diagnostica y sustituye una pinza de freno defectuosa?

No es económico condenar tu pinza de freno o cualquier parte del mecanismo de frenado de tu coche sin un buen diagnóstico. Por tanto, debes realizar un buen diagnóstico para determinar la pieza que está dañada.

Aprender a diagnosticar una pinza de freno en mal estado no es tan difícil como cabría esperar. Por lo tanto, si estás dispuesto a hacerlo tú mismo, coge tus herramientas para pinzas de freno y sigue estos procedimientos;

Comprueba si hay fugas

Si tienes un pedal esponjoso o bajo, lo primero que hay que sospechar es una fuga, y uno de los lugares más comunes para inspeccionar es la pinza. También puedes sospechar de un cilindro maestro defectuoso, pero primero comprueba si hay fugas en todo el sistema de frenado.

Inspecciona el pistón de la pinza, los conductos hidráulicos, el tornillo de purga y el cilindro maestro. Cuando hayas descubierto el punto de fuga, podrás repararlo o sustituirlo.

Inspecciona las pastillas de freno

El desgaste de las pastillas de freno puede ser un síntoma de que el pasador de la pinza está mal. Diagnostica esto elevando tu vehículo a una altura segura y añadiendo un soporte. Desatornilla la pinza, quítala e inspecciona el desgaste de las pastillas de freno. Si observas un desgaste desequilibrado, el culpable podría ser un pasador deslizante en mal estado u oxidado.

Si los pasadores de la pinza están atascados o no se mueven libremente, límpialos y lubrícalos para restablecer su funcionamiento normal. Si encuentras un desgaste desequilibrado en la pastilla de freno, pero los pasadores deslizantes están en buen estado, debes diagnosticar el problema y asegurarte de que los pistones de la pinza se mueven libremente.

Diagnostica el funcionamiento de los pistones con una herramienta

Un pistón atascado o que se ha salido de su orificio puede provocar resistencia al frenado, desgaste desequilibrado de las pastillas de freno y deslizamiento del vehículo en las curvas. Intenta los siguientes pasos para diagnosticar esta condición:

  • Eleva tu coche a una altura segura con un gato y un caballete e intenta girar el neumático con la mano. Si te cuesta girar, es posible que la pinza esté atascada y que la pastilla de freno esté presionada contra el rotor de la rueda.
  • Diagnostica la pinza empujando con las manos el pistón en su orificio
  • Si esto no funciona, procede a desacoplar el conjunto de la rueda
  • Afloja el soporte y sácalo, pero no aflojes la manguera.
  • Utiliza una abrazadera en C para empujar el pistón de vuelta a su orificio y vigila el cilindro maestro para que no empuje el líquido fuera del depósito. Si el pistón está mal o hay que repararlo, será difícil, si no imposible, volver a introducirlo en su orificio.
  • Intenta también aflojar el purgador y empujar el pistón hacia dentro, si el pistón sigue negándose a moverse entonces sabrás que la pinza está mal.

Consigue un asistente que te ayude a diagnosticar las funciones del pistón

Deberías conseguir un asistente para diagnosticar el funcionamiento de tu pistón, especialmente cuando se atasca. Un pistón atascado puede causar un pedal de freno bajo, así que si tienes un ayudante, podrás diagnosticar el problema fácilmente.

  • Levanta el vehículo hasta una altura segura y cuélgalo con un gato, luego retira el conjunto de ruedas
  • Deja que tu ayudante empareje y suelte el pedal mientras tú observas
  • Observa si el pistón entra y sale correctamente de su orificio para confirmar el estado del pistón
  • Comprueba también si hay fugas de líquido de frenos alrededor de los latiguillos y la pinza.

Últimas palabras:

Conducir con una pinza en mal estado es malo y muy peligroso, especialmente cuando están excesivamente desgastadas. Una pinza en mal estado puede dañar el rotor de la rueda, desgastar los neumáticos del coche, hacer que el coche vibre y reducir el tiempo de respuesta de los frenos, e incluso puede provocar un grave accidente de tráfico. Por tanto, presta siempre atención a los síntomas de una pinza de freno en mal estado y repárala a tiempo.

Realiza también un diagnóstico adecuado de tu sistema de frenado para determinar la pieza concreta dañada y repararla o sustituirla si es necesario. Comprueba que no haya fugas, inspecciona las pastillas de freno, revisa el pistón y los conductos hidráulicos, y repáralos o sustitúyelos. Llama siempre a tu mecánico para que haga un diagnóstico y una reparación adecuados, a menos que entiendas el problema que tienes ahora.

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Síntomas de una pinza de freno defectuosa: diagnosticar y sustituir puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up