Síntomas de un sensor de oxígeno (O2) defectuoso - Explicación

El sensor de oxígeno se encarga de medir los niveles de oxígeno restantes en los gases de escape residuales que salen del motor de tu vehículo. A continuación, el sensor transmite las mediciones que obtiene al módulo de control de la cadena cinemática del coche, que activa los niveles precisos de inyección de combustible para garantizar una combustión eficaz del combustible en el motor.

Por lo tanto, tener un sensor de oxígeno defectuoso significa que tu vehículo experimentará problemas de relación aire-combustible que pueden manifestarse de varias maneras, como ineficiencias en la combustión del combustible y problemas de rendimiento del motor.

Además, como el oxígeno que los sensores de oxígeno envían al PCM del coche le ayuda a regular la mezcla de combustible y los gases de escape que se liberan al medio ambiente, un coche con un sensor de oxígeno defectuoso libera al medio ambiente compuestos peores a base de carbono que aumentan el calentamiento global.

Índice de Contenido
  1. Estos son algunos de los síntomas de un sensor de O2 defectuoso:
    1. Se enciende la luz de Check Engine
    2. Poco ahorro de combustible
    3. Fallos de encendido y ralentización del motor
    4. Mal funcionamiento del motor
    5. No pasar las pruebas de emisiones
    6. Sonido áspero del motor
    7. Emisión de humo negro
    8. Emisiones de humo y calentamiento global
    9. Preguntas frecuentes (FAQ)
    10. Síntomas de un sensor de oxígeno defectuoso YouTube
  2. Últimas palabras

Estos son algunos de los síntomas de un sensor de O2 defectuoso:

Los sensores de oxígeno son piezas de coche necesarias porque comprueban la proporción de aire y combustible en el motor de tu coche y envían mensajes al ordenador para que pueda ajustarse en consecuencia.

El contenido de oxígeno en el motor depende de las condiciones ambientales. Factores como la temperatura, la altitud, la presión del aire, la temperatura del motor y la carga del motor son los que afectan a la proporción de gasolina y oxígeno durante la combustión. Cuando tu motor arde con una mezcla pobre con una elevada relación oxígeno/combustible, el escape genera y libera más contaminantes al medio ambiente.

Aparte del código de avería del sensor de O2 (P0131), que se envía para indicar el mal funcionamiento del sensor, así es como puedes saber si un sensor de oxígeno está mal.

Te puede gustar Los sensores del coche y sus funciones [26 Most Common Sensors]

Se enciende la luz de Check Engine

El primer síntoma de un sensor de o2 defectuoso es que se enciende la luz de Check Engine. La luz de revisión del motor se enciende cuando cualquier parte del motor funciona mal. Siempre debes ponerte en contacto con un mecánico de automóviles cuando se encienda la luz de Check Engine para que la revise, porque la luz se enciende por muchas razones diferentes. La única forma de diagnosticar correctamente la causa es que un profesional inspeccione tu coche.

Poco ahorro de combustible

Cuando el consumo de combustible aumenta de forma anormal, es probable que tu vehículo tenga un sensor de oxígeno defectuoso. Cuando el combustible es demasiado rico o demasiado pobre, la combustión del motor es menos eficaz. A medida que los sensores de oxígeno se deterioran gradualmente, también notarás que el consumo de combustible aumenta lentamente.

También puedes notar un olor desagradable a huevo cuando el combustible se quema debido a la producción de residuos de azufre y nitrógeno. Otro síntoma de que los sensores de oxígeno están defectuosos es la producción de humo negro en el escape debido al bajo consumo de combustible. Vigila siempre la cantidad de combustible que llenas en la gasolinera y su ritmo de consumo para darte cuenta cuando tu sensor de oxígeno tenga problemas.

Fallos de encendido y ralentización del motor

Cuando el sensor de oxígeno empieza a fallar, notarás que tu vehículo suele tener fallos de encendido y un ralentí errático. Junto con los sensores que fallan, aparecen otros problemas de rendimiento del motor, como la pérdida de potencia, la vacilación del motor y el calado al arrancar el coche.

Como se ha mencionado anteriormente, los mensajes del sensor de oxígeno ayudan a controlar los calados del motor y los intervalos de combustión. Esto afecta a la relación aire/combustible, que es esencial para una combustión eficaz.

Por lo tanto, un sensor defectuoso interrumpe estas funciones del motor y provoca un funcionamiento áspero y errático del motor al ralentí u otros problemas relacionados con el motor.

Mal funcionamiento del motor

Siempre que se produzcan dificultades de combustión en los procesos del motor, el vehículo verá mermado su rendimiento. Cuando el sensor de oxígeno está defectuoso, la relación aire/combustible se equilibra de forma inexacta, lo que provoca una mala combustión.

¿Puede un sensor de O2 malo causar una mala aceleración?

Sí, un sensor defectuoso envía mensajes incorrectos al módulo de control de la cadena cinemática del coche, que controla la proporción de combustible que utiliza tu vehículo. Un mal equilibrio provoca una combustión incompleta, que interrumpe la transmisión de la potencia a las piezas mecánicas que mueven el coche. Como resultado, puedes pisar los pedales y obtener una aceleración nula o limitada.

No pasar las pruebas de emisiones

Otro síntoma de que puedes tener un sensor de oxígeno defectuoso es que falles continuamente en las pruebas de emisiones. Algunos condados y estados exigen que los vehículos pasen pruebas periódicas de emisiones para controlar la contaminación ambiental. El sensor de oxígeno está situado en el colector de escape y ayuda a controlar las emisiones.

Por lo tanto, el fracaso de las pruebas de emisiones puede indicar que tu sensor de oxígeno y el sistema de control tienen un problema.
Como el sensor de oxígeno y el sistema de control de la relación de combustible no son los únicos que causan emisiones defectuosas, debes consultar a un profesional para que diagnostique con precisión el problema de tu coche.

Sonido áspero del motor

Cuando conduces tu coche durante un tiempo, te acostumbras a él y puedes detectar fácilmente los ruidos molestos del motor. Un motor que funciona bien es relativamente silencioso. Por tanto, cuando tu coche hace ruidos fuertes, sobre todo al ralentí, es muy probable que tengas un sensor de oxígeno defectuoso.

Un sensor de oxígeno defectuoso afecta a la sincronización de la inyección de combustible y a los niveles de combustión, produciendo ruidos desagradables. Una mala combustión del combustible hace que a tu coche le cueste acelerar y puede hacer que se detenga repentinamente cuando estás en la carretera.

Emisión de humo negro

La emisión de humo negro por el escape indica una combustión ineficiente en el motor. La función principal del sensor de oxígeno es enviar información a la unidad de control del motor para indicarle cómo equilibrar eficazmente las cantidades de aire y combustible de tu coche y evitar así las emisiones.

Un sensor de oxígeno defectuoso no puede controlar con precisión la relación aire/combustible, lo que significa que el proceso de combustión irá mal, provocando problemas de rendimiento y residuos de humo negro. Tu coche también tendrá un alto consumo de combustible con un ralentí pobre y problemas de arranque.

Emisiones de humo y calentamiento global

Las emisiones de humo de los coches representan una quinta parte de todas las emisiones de humo que agotan la capa de ozono y provocan un efecto de calentamiento global en el medio ambiente. Los vehículos con combustión incompleta de carbono producen un humo intenso que agrava este efecto negativo sobre el medio ambiente. Por lo tanto, tener sensores de oxígeno funcionales no sólo permite que tu coche funcione de forma eficiente, sino que también reduce el impacto medioambiental del calentamiento global.

Preguntas frecuentes (FAQ)

cómo comprobar un sensor de o2 defectuoso

P: ¿Qué le ocurre a un coche cuando el sensor de oxígeno está mal?

Cuando el sensor de oxígeno está mal, envía información incorrecta al PCM del coche o no envía ningún mensaje. Esto dificulta que el vehículo mantenga las relaciones precisas de oxígeno/combustible que permiten que tu coche funcione eficazmente. Por lo tanto, como se ha explicado anteriormente, cuando tienes un sensor de oxígeno defectuoso, tu consumo de combustible es ineficiente, puedes tener fallos de encendido y producirás un escape con hollín.

P: ¿Un sensor de O2 defectuoso puede provocar una pérdida de potencia?

Un sensor de O2 defectuoso envía lecturas falsas al ordenador, lo que provoca ajustes inexactos en el sistema de admisión y combustible de tu motor de combustión. Estas condiciones dan lugar a puntos de cambio inexactos dirigidos por el módulo de control de la transmisión de tu coche. La sincronización y la inyección de combustible inadecuadas afectan a la combustión del combustible responsable del funcionamiento eficaz de tu vehículo. Una combustión inadecuada acaba provocando una falta de potencia suficiente para la aceleración y otras funciones del motor.

P: ¿Un sensor de O2 defectuoso puede causar chisporroteo?

La función principal de los sensores de oxígeno es medir la riqueza o la escasez de los gases de escape en la cámara de combustión del coche. El vehículo ajusta entonces la cantidad de combustible que entra en el motor en función de las lecturas del sensor de oxígeno. Un sensor defectuoso introduce en el motor más o menos combustible del que necesita el coche, provocando chisporroteos.
Por eso tienes que sustituir los sensores de oxígeno con regularidad para garantizar el equilibrio correcto de la relación aire-combustible.

P: ¿Puede un sensor de oxígeno hacer que un coche se pare?

Es muy poco probable que un sensor de oxígeno defectuoso haga que tu coche se pare. Los sensores de O2 sólo transmiten información al PCM para que pueda controlar adecuadamente la mezcla de combustible y aire. Cuando un sensor de oxígeno falla por completo, el coche mostrará la luz de revisión del motor, pero seguirá funcionando normalmente hasta que problemas más graves hagan que el coche se detenga.

P: ¿Puedes conducir tu coche con un sensor de oxígeno defectuoso?

Los sensores de oxígeno están situados antes o después del catalizador. Por lo tanto, cuando tus sensores de oxígeno funcionan mal y se enciende la luz de revisión del motor, obtendrás un código genérico P0136 que indica un problema con los sensores de oxígeno en el primer banco del sistema de escape. Este código suele significar que tus sensores de oxígeno están sucios o se están estropeando.

Aunque tu vehículo seguirá funcionando con los sensores de oxígeno defectuosos y la luz de revisión del motor encendida, no debes conducirlo más de lo necesario. Notarás que el coche funciona con lentitud y tiene fallos de encendido de vez en cuando. Las malas relaciones de combustible/oxígeno debidas al sensor defectuoso pueden causar más problemas mecánicos si no reparas tu coche lo antes posible.

P: ¿Cuánto cuesta sustituir un sensor de oxígeno?

El coste de la sustitución del sensor de oxígeno de tu vehículo depende del modelo de tu coche y del coste de la mano de obra de tu mecánico. Un nuevo sensor de oxígeno puede costar entre 50 y 100 dólares. El coste de la mano de obra del mecánico puede ascender a 200 dólares.

La mayoría de las tarifas laborales de los mecánicos oscilan entre 50 y 150 dólares por hora. Por lo tanto, debes estar preparado para pagar unos 100 dólares de mano de obra, ya que la sustitución del sensor de oxígeno es un proceso sencillo que lleva unos 30 minutos a los profesionales con la caja de herramientas de mecánica adecuada.

Puedes intentar sustituir el sensor de oxígeno tú mismo si tienes el equipo necesario, pero ten en cuenta que algunos vehículos pueden requerir que retires otras piezas para acceder a los sensores de O2.

Síntomas de un sensor de oxígeno defectuoso YouTube

Últimas palabras

Cuando el sensor de oxígeno de tu vehículo mide los niveles de oxígeno en el tubo de escape, envía esta información al módulo de control de la cadena cinemática (PCM), que determina la relación aire/combustible correcta para tu motor en tiempo real. El sensor está situado en el sistema de escape y permite que la inyección de combustible y la sincronización del motor funcionen eficazmente, ayudando a controlar las emisiones. Los sensores de oxígeno transmiten datos al PCM del vehículo para mantener la relación aire/combustible óptima para tu motor.

Un sensor de oxígeno malo o defectuoso afectará a las emisiones de gases de escape y al rendimiento del motor, por lo que hay cosas que debes tener en cuenta antes de que tu sensor de oxígeno falle por completo. Cuando tengas fallos de encendido, poco kilometraje del motor o emisiones de escape negras, tienes que revisar y sustituir el sensor de oxígeno antes de que tu coche sufra más daños.

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Síntomas de un sensor de oxígeno (O2) defectuoso - Explicación puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up