¿Puedo poner agua en mi radiador en caso de emergencia?

Por fin ha llegado el verano y estás de camino a la playa para tus ansiadas vacaciones familiares. Todo va bien y estás a pocas horas de tu destino cuando un imprevisto hace que tu viaje se detenga bruscamente. Cuando la lectura del indicador de temperatura de tu vehículo empieza a dispararse, te das cuenta de que algo va mal.

Un rápido vistazo bajo el capó de tu vehículo revela la falta de refrigerante en el depósito de rebose del sistema de refrigeración, lo que indica una aparente fuga. Aunque la tienda más cercana no tiene refrigerante, el dependiente te ofrece varios litros de agua para rellenar el sistema de refrigeración del vehículo.

Esto plantea una pregunta intrigante. ¿Es posible poner agua en el radiador o en el sistema de refrigeración del vehículo en caso de emergencia y supone algún riesgo para el motor del vehículo?

Sigue leyendo para saber más sobre el uso del agua en los sistemas de refrigeración de los coches y sobre cómo manejar adecuadamente este tipo de emergencias en la carretera en el futuro.

Relacionado: ¿Pérdida de refrigerante sin fugas visibles?

Índice de Contenido
  1. ¿Qué ocurre si utilizas agua en lugar de refrigerante?
  2. ¿Importa el tipo de agua?
  3. ¿Un coche sólo se recalienta con agua en el radiador?
  4. ¿Debo echar agua a mi motor para enfriarlo?
  5. Cómo rellenar el refrigerante del radiador con agua de forma segura
    1. #1 - Deja que el motor se enfríe
    2. #2 - Retira la tapa
    3. #3 - Añade agua
    4. #4 - Sistema de rejilla
    5. #5 - Mantén los ojos abiertos

¿Qué ocurre si utilizas agua en lugar de refrigerante?

En la mayoría de los casos, es perfectamente seguro llenar de agua el sistema de refrigeración de tu vehículo en caso de emergencia. Sin embargo, antes de hacerlo, es importante saber que el agua no ofrece protección contra las heladas y además hierve a temperaturas más bajas que el anticongelante

Por tanto, el agua sólo debe utilizarse como sustituto temporal del refrigerante. El sistema de refrigeración de un vehículo debe llenarse con el refrigerante adecuado tan pronto como se hayan reparado todas las fugas subyacentes. Si no se sustituye el agua por el tipo de refrigerante adecuado, pueden surgir varios problemas con el tiempo.

Durante periodos prolongados, el uso de agua puede provocar la aparición de corrosión en el sistema de refrigeración del vehículo. Si la corrosión sigue empeorando, los problemas de sobrecalentamiento pueden aumentar, ya que las partículas de óxido obstruyen los conductos de refrigeración y restringen los radiadores.

Una vez iniciado, este ciclo de corrosión puede ser difícil de detener, lo que conduce a años de problemas de sobrecalentamiento.

síntomas de un tapón de radiador defectuoso

Hay que vaciar el agua del motor antes de que llegue el frío, ya que no ofrece ninguna protección contra la congelación. Cuando el agua se congela, se expande, ocupando un volumen considerablemente mayor que cuando está en estado líquido.

Aunque la mayoría de los motores están equipados con tapones anticongelantes, destinados a aliviar la presión de esta expansión, la congelación del agua dentro del sistema de refrigeración de un motor sigue suponiendo un alto riesgo de daños.

Se sabe que los bloques de motor y las culatas se agrietan o rompen debido a la tensión impuesta por la expansión del agua congelada. Del mismo modo, los radiadores rara vez tienen una oportunidad contra esta expansión.

En última instancia, los problemas de este tipo suelen ser mucho más problemáticos que los que provocaron la pérdida inicial de refrigerante del motor.

Lee también: Temperaturas de congelación de los líquidos más comunes del coche

¿Importa el tipo de agua?

tipo de agua para el sobrecalentamiento

Aunque el agua, sea del tipo que sea, nunca está pensada para ser utilizada durante mucho tiempo (sola) dentro del sistema de refrigeración de un motor, algunos tipos de agua son más adecuados que otros para este tipo de uso. Esto se debe a que algunos tipos de agua presentan un mayor riesgo de crear corrosión y ensuciamiento en el sistema de refrigeración.

Siempre que sea posible, es preferible utilizar el agua del grifo para estos fines debe evitarse. El agua del grifo contiene numerosos minerales que son catalizadores de la corrosión. Por lo tanto, el uso de agua del grifo en el sistema de refrigeración de un motor puede conducir a la formación acelerada de depósitos problemáticos, agravando los problemas de sobrecalentamiento.

Para evitar los problemas que presenta el agua del grifo, siempre que sea posible se debe utilizar agua fresca o purificada como alternativa. Sin embargo, el agua destilada o embotellada puede utilizarse para el mismo fin si estos productos están disponibles.

Utilización:

  • Agua purificada
  • Agua dulce
  • Agua destilada

No utilizar:

¿Un coche sólo se recalienta con agua en el radiador?

indicador de temperatura de sobrecalentamiento

Aunque el agua es relativamente eficaz para mantener el motor frío, su punto de ebullición es ligeramente inferior al del refrigerante. El agua hierve a una temperatura de 212° F, mientras que el refrigerante 50/50 hierve a 223° F.

Aunque esta discrepancia parece menor, es lo suficientemente significativa como para que el refrigerante sea mucho más eficaz que el agua para evitar la ebullición. Por tanto, el uso de agua sola en el sistema de refrigeración de un vehículo hace que el motor sea susceptible de sobrecalentarse en circunstancias difíciles o exigentes.

Aunque estas ineficiencias pueden no ser evidentes a velocidades de crucero, los automovilistas deben ser conscientes de que un motor no está adecuadamente protegido contra el sobrecalentamiento cuando utiliza agua pura en su sistema de refrigeración.

¿Debo echar agua a mi motor para enfriarlo?

motor del coche sobrecalentado

Cuando un motor se sobrecalienta, la inmensa mayoría de los automovilistas se preocupan de seguir enfriándolo por cualquier medio. Sin embargo, puedes hacer más daño que bien si actúas sin tener en cuenta las posibles consecuencias. Derramar agua fría sobre un motor sobrecalentado es un buen ejemplo de ello

La razón es muy sencilla. El metal, como el que compone el bloque y las culatas de un motor, se expande cuando se calienta. Una vez enfriado, el metal vuelve a contraerse a su estado normal.

El metal es capaz de soportar estas fluctuaciones cuando el calentamiento/enfriamiento se produce de forma gradual. Por otra parte, el calentamiento o el enfriamiento rápidos pueden hacer que las superficies metálicas se agrieten en uno o varios puntos.

Derramar agua fría sobre un motor sobrecalentado es una de las principales causas de daños por choque térmico. El enfriamiento repentino causado por el derrame de agua en un motor hace que el bloque y las culatas se contraigan rápidamente.

En la mayoría de los casos, esto conduce al desarrollo de una o más grietas en los componentes estructurales vitales de un motor. Los daños de este tipo pueden ser muy costosos de reparar e incluso pueden superar el valor total del vehículo.

Ver también: ¿Qué hace que falle una manguera del radiador?

Cómo rellenar el refrigerante del radiador con agua de forma segura

Aunque es posible utilizar agua para rellenar el sistema de refrigeración de un vehículo en caso de emergencia, hay que tomar algunas precauciones especiales al intentar hacerlo.

Los siguientes pasos, si se siguen, te ayudarán a añadir agua al radiador de tu motor de forma segura.

Relacionado: 3 razones por las que no debes llenar en exceso el depósito de refrigerante

#1 - Deja que el motor se enfríe

Nunca añadas agua a un motor caliente. Por el contrario, debes dejar que el motor se enfríe hasta la temperatura ambiente antes de intentar rellenar el sistema.

#2 - Retira la tapa

Después de enfriar el motor, tendrás que quitar el tapón de llenado del sistema de refrigeración del motor. En algunas aplicaciones, este tapón está situado a lo largo del depósito superior del radiador, mientras que en otros sistemas el tapón está situado en un depósito de rebose remoto.

En todos los casos, este tapón debe abrirse lentamente, utilizando un trapo o una mano cubierta con una toalla. NO quieres que el refrigerante caliente te salpique las manos, los brazos o la cara.

#3 - Añade agua

El agua debe añadirse lentamente a cualquier sistema de refrigeración, permitiendo que salga la mayor cantidad de aire posible del sistema.

La mayoría de los depósitos de desbordamiento están marcados con una señal de "lleno", que proporciona una confirmación visual del nivel de líquido dentro del sistema.

Alternativamente, los sistemas sin radiador deben llenarse hasta un nivel justo por debajo del cuello de llenado del radiador.

#4 - Sistema de rejilla

Después de añadir agua, es el momento de "eructar" el sistema de refrigeración del motor. Para ello, deja el motor al ralentí con el tapón de llenado del sistema aún retirado. Deberías notar que se expulsan pequeñas burbujas hacia arriba a través del agua del sistema.

El eructo debe continuar hasta que el motor se haya calentado lo suficiente como para permitir que se abra el termostato del sistema. En este punto, se vuelve a añadir agua según sea necesario y se vuelve a poner el tapón de llenado del sistema.

#5 - Mantén los ojos abiertos

Cuando conduzcas, vigila el indicador de temperatura del vehículo para intentar detectar los primeros signos de sobrecalentamiento. También debe primar la identificación de la causa de la pérdida inicial de refrigerante del motor.

Una vez realizadas todas las reparaciones, es necesario vaciar el agua del sistema y añadir el refrigerante adecuado. Consulta el manual del propietario de tu vehículo para determinar los tipos de refrigerante que debes utilizar.

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Puedo poner agua en mi radiador en caso de emergencia? puedes visitar la categoría .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up