¿Es peligroso conducir con poca presión en los neumáticos? (y qué hacer)

La luz de advertencia del TPMS te indica cuando la presión de los neumáticos es demasiado baja para conducir. Cuando se enciende esta luz de advertencia, puedes preguntarte si puedes conducir con seguridad hasta la estación de servicio más cercana para tomar aire. ¿Es peligroso conducir con una presión baja en los neumáticos?

Cuando la presión de tus neumáticos es demasiado baja, corres el riesgo de reventar. Además, la baja presión de los neumáticos provoca problemas de rendimiento y reduce el consumo de combustible. También puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos, lo que te obligará a sustituirlos más a menudo

Examinamos las razones por las que nunca debes conducir tu coche con la presión de los neumáticos baja. Nuestra guía también contiene algunos consejos para que estés más seguro, ya que puedes decidir conducir aunque no sea recomendable

Índice de Contenido
  1. Razones para evitar conducir con baja presión de los neumáticos
    1. 1. Riesgo de reventón
    2. 2. Problemas de rendimiento
    3. 3. Poco ahorro de combustible
    4. 4. Desgaste prematuro
  2. Qué hacer cuando la presión de los neumáticos es baja
    1. 1. Poner la rueda de repuesto
    2. 2. Encender los intermitentes
    3. 3. Retirar la carga pesada
    4. 4. Viajar en distancias cortas
    5. 5. Reduce la velocidad

Razones para evitar conducir con baja presión de los neumáticos

1. Riesgo de reventón

Lo más peligroso que puede ocurrir debido a la baja presión de los neumáticos es un reventón. Cuando el neumático está poco inflado, los flancos se flexionan más de lo debido

Al circular por la autopista sin parar, los neumáticos se calientan y no se enfrían. Este calor excesivo puede hacer que el neumático reviente, especialmente si es más blando. Además, los neumáticos más blandos son más susceptibles de ser pinchados por los residuos de la carretera

2. Problemas de rendimiento

Cuando los flancos se flexionan por falta de inflado, notarás problemas al conducir. Los problemas más evidentes se producen al frenar o en las curvas

En estas condiciones los neumáticos son menos estables. También pierden tracción y agarre en superficies resbaladizas. La dirección también se vuelve lenta, lo que hace que el vehículo sea más difícil de controlar

3. Poco ahorro de combustible

Cuando los neumáticos están poco inflados, se necesita más energía para mover el coche. Es el mismo concepto que si intentas montar en bicicleta con una rueda pinchada. Tendrás que pedalear más para moverte.

Como la resistencia es mayor, el motor de tu coche tiene que trabajar más para mantener el vehículo en movimiento. Este aumento de energía se traduce en una menor eficiencia del combustible y te obligará a pasar más tiempo en el surtidor

ENLACE: 10 formas de mejorar la eficiencia del combustible

4. Desgaste prematuro

Cuando conduces un neumático con baja presión de aire, permites que la banda de rodadura se desgaste de forma desigual. Puedes notar estos problemas en el exterior e interior del neumático. Este desgaste anormal no se puede corregir

Teniendo en cuenta que normalmente puedes inflar los neumáticos de forma gratuita, no tiene sentido conducir con neumáticos poco inflados. La otra opción es comprar neumáticos más a menudo, lo que supondrá un buen gasto

Qué hacer cuando la presión de los neumáticos es baja

Lo primero que hay que hacer cuando la presión de tus neumáticos es baja es inflarlos lo antes posible. Sin embargo, si estás lejos de un lugar donde puedas hacerlo, aquí tienes otras cosas que deberías considerar:

RELACIONADO: Los 10 mejores infladores de neumáticos portátiles

1. Poner la rueda de repuesto

Si conduces con un neumático pinchado y no puedes conseguir aire inmediatamente, lo mejor es siempre sustituir el neumático por uno de repuesto. Aunque sea incómodo parar y colocar el repuesto, es la única manera de garantizar tu seguridad.

Esperamos que sepas cómo montar una rueda de repuesto. Si no es así, es posible que tengas que llamar a la asistencia en carretera para volver a circular.

RELACIONADO: ¿Cuánto tiempo puedes conducir con una rueda de repuesto? (¿Y a qué velocidad?)

2. Encender los intermitentes

Si decides seguir adelante, debes anteponer la seguridad. Toma todas las medidas posibles para garantizar tu seguridad en la carretera.

Al encender las luces de emergencia, te aseguras de que tu vehículo sea claramente visible en la carretera. Las luces intermitentes te permiten reducir la velocidad en la carretera, mientras los demás se dan cuenta de que hay un problema y pueden alejarse de ti

3. Retirar la carga pesada

Con un peso excesivo en el vehículo, tu seguridad está aún más en peligro. Si puedes eliminar parte del peso antes de conducir, deberías hacerlo.

Si estás en casa o en el trabajo, considera la posibilidad de retirar algunos objetos que no necesites. Siempre puedes recargarlos después de llenar el neumático

4. Viajar en distancias cortas

Si tienes que conducir, no deberías hacerlo durante mucho tiempo. Entendemos que no tiene sentido montar una rueda de repuesto si la gasolinera está al final de la manzana.

Cuanto más tiempo conduzcas, más riesgo corres. Por ello, tienes que sopesar bien la distancia para determinar si merece la pena el riesgo

5. Reduce la velocidad

Aunque estés conduciendo por la manzana, debes reducir la velocidad de tu coche. No sigas las señales de límite de velocidad como guía

Cuanto más despacio viajes, menos posibilidades de que ocurra algo malo. Con las luces intermitentes encendidas, no importa lo lento que vayas: los demás se darán cuenta de que tienen que moverse a tu alrededor.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Es peligroso conducir con poca presión en los neumáticos? (y qué hacer) puedes visitar la categoría Neumáticos.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up