Desgaste interno de los neumáticos - Causas y cómo solucionarlo

Mantener los neumáticos en buen estado es una de tus principales preocupaciones, por lo que debes comprobar a menudo la presión de los neumáticos y hacerlos inspeccionar regularmente. Pero, ¿cuáles son las causas del desgaste interno de los neumáticos y cómo se pueden solucionar?

La causa más común del desgaste interno de los neumáticos es una mala alineación de las ruedas, ya sea un mal ángulo de inclinación o un ángulo de convergencia incorrecto. Sin embargo, los problemas de alineación también pueden ser causados por casquillos de brazos de control defectuosos, rótulas desgastadas o componentes de la suspensión defectuosos que causan desgaste

En este artículo analizaremos las posibles causas con más detalle, también veremos cómo reducir el desgaste de los neumáticos y analizaremos otros patrones comunes de desgaste de los neumáticos

Índice de Contenido
  1. Causas del desgaste interno de los neumáticos
    1. 1. Ángulos de inclinación incorrectos
    2. 2. Ángulo de inclinación incorrecto
    3. 3. Bujes del brazo de control defectuosos
    4. 4. Enlace interno o externo defectuoso
    5. 5. Rótulas desgastadas
    6. 6. Componentes de la suspensión defectuosos
  2. Cómo reducir el desgaste interno de los neumáticos
    1. 1. Alinea las ruedas regularmente
    2. 2. Mantener la presión correcta de los neumáticos
    3. 3. Equilibrar los neumáticos
    4. 4. Sustituye los componentes de la suspensión desgastados
  3. Otros problemas de desgaste de los neumáticos
    1. 1. Desgaste de los bordes de los hombros
    2. 2. Desgaste central
    3. 3. Ventosas
    4. 4. Desgaste diagonal o en parches

Causas del desgaste interno de los neumáticos

1. Ángulos de inclinación incorrectos

Durante la alineación de las ruedas, siempre se comprueba el ángulo de inclinación. Esta medida analiza la inclinación del neumático, tanto hacia fuera como hacia dentro, desde una vista frontal o trasera

La inclinación positiva significa que el neumático se inclina hacia arriba. Por otro lado, la inclinación negativa significa que el neumático está orientado hacia el interior del coche. Un ángulo de inclinación demasiado negativo hace que el neumático se desgaste por el interior.

2. Ángulo de inclinación incorrecto

El ángulo de convergencia describe la posición de los neumáticos entre sí y con respecto al eje central del coche. Este ángulo se observa desde la parte delantera del vehículo, mirando los bordes de ambos neumáticos

La condición de convergencia significa que ambos neumáticos están orientados hacia dentro del coche, mientras que la condición de convergencia los muestra orientados hacia fuera. Cuando la convergencia es severa, notarás un buen desgaste en los bordes interiores del neumático al arrastrar la goma por la superficie de la carretera.

ENLACE: 5 síntomas de una mala alineación de las ruedas (por qué debes arreglarlo)

3. Bujes del brazo de control defectuosos

Los brazos de control forman la conexión entre los nudillos de la dirección y el chasis. Suele haber brazos de control superiores e inferiores, ambos con bujes de elastómero y goma que actúan como punto de pivote con el chasis

A medida que los casquillos de los brazos de control envejecen, se deterioran. Esta condición permite el juego en el punto de unión con el bastidor, lo que modifica los ángulos de inclinación. El desgaste es irregular y se produce principalmente en la superficie interna

ENLACE: 5 señales de un casquillo de brazo de control defectuoso (y el coste de su sustitución)

4. Enlace interno o externo defectuoso

Los tirantes controlan la dirección de tu vehículo. Cuando giras el volante, éste empuja el muñón de la dirección y así el coche gira. Hay dos tipos de tirantes en tu coche: uno está atornillado a la caja de dirección o al eje y el otro está situado más cerca de la cremallera de dirección.

Si uno de estos tirantes se desgasta, la alineación de las ruedas se desajusta y se produce un desgaste interno o externo de los neumáticos. Puedes levantar las ruedas delanteras con un gato del suelo y frotar e intentar mover los neumáticos delanteros para ver si notas alguna holgura cuando intentas girarlos.

ENLACE: 5 síntomas de un tirante defectuoso (y el coste de su sustitución)

5. Rótulas desgastadas

Cuando las rótulas se desgastan, la alineación también puede verse afectada y se produce un desgaste desigual de los neumáticos. Si el neumático interior está desgastado, el problema está probablemente en las rótulas inferiores.

Esta estructura de rótula es necesaria para fijar los brazos de control a los nudillos de la dirección. Cuando las rótulas están en buen estado, no hay problemas. Sin embargo, con el paso del tiempo, las rótulas envejecen y dan más juego. Esta holgura crea un movimiento hacia el exterior del muñón de la dirección, haciendo que cambie el ángulo de inclinación

6. Componentes de la suspensión defectuosos

Hay muchos aspectos de la suspensión que pueden provocar el desgaste interno de los neumáticos. Por ejemplo, si tus muelles o amortiguadores no absorben las vibraciones de la carretera como deberían, tus neumáticos no se deslizarán por la superficie como deberían

Si observas un desgaste de los neumáticos después de instalar un kit de refuerzo, podría deberse a una mala alineación de las ruedas. Siempre que trabajes en el sistema de suspensión, deberás realinear las ruedas.

Cómo reducir el desgaste interno de los neumáticos

1. Alinea las ruedas regularmente

Es importante alinear las ruedas cada 10.000 km o cada año. Durante la conducción, las ruedas se encuentran con diversas imperfecciones de la carretera que pueden desequilibrar la alineación. Antes de la alineación de las ruedas, el mecánico también comprobará las piezas de la suspensión para ver si hay algo que deba ser sustituido primero.

Si realizas una alineación periódica, no tendrás que preocuparte por el desgaste interno de los neumáticos. Además, sabes que estás protegiendo las piezas de la suspensión para una mejor conducción

RELACIONADO: Coste medio de la alineación de las ruedas (delanteras, traseras y 4 ruedas)

2. Mantener la presión correcta de los neumáticos

Cuando haces funcionar tu vehículo con una presión baja en los neumáticos, los pones en riesgo de desgaste interno. Cuando el flanco no puede soportar el peso del vehículo, hace que partes inusuales del neumático entren en contacto con la superficie de la carretera

Por eso debes comprobar a menudo la presión de los neumáticos. Te recomendamos que compruebes la presión de los neumáticos mensualmente o cada vez que la temperatura cambie drásticamente. Puedes encontrar la presión recomendada en la jamba de la puerta del lado del conductor

3. Equilibrar los neumáticos

Si eres como la mayoría de los automovilistas, te olvidas de equilibrar los neumáticos hasta que se produce el desgaste. Para entonces puede ser demasiado tarde, así que lo mejor es hacer una revisión periódica. Como mínimo, debes equilibrar los neumáticos cada dos o tres años. También es aconsejable equilibrarlos cuando se instala un nuevo juego de neumáticos.

Equilibrar los neumáticos sólo lleva unos minutos. También contribuye a una mejor conducción que absorbe mejor los baches e imperfecciones

4. Sustituye los componentes de la suspensión desgastados

Si los componentes de la suspensión están desgastados, el efecto será dramático en la conducción y el desgaste de los neumáticos. Si notas que un neumático se desgasta de forma irregular, puede deberse a un componente de la suspensión defectuoso. Sin embargo, las revisiones periódicas de la suspensión pueden ayudarte a evitar esta situación.

En cuanto te des cuenta de que algo va mal, sustituye la pieza. En algunos casos es posible una reparación, mientras que otras veces hay que desmontar la pieza para sustituirla. En cualquier caso, los problemas de suspensión pueden crear condiciones de conducción inseguras, así que es mejor no arriesgarse

Otros problemas de desgaste de los neumáticos

1. Desgaste de los bordes de los hombros

Cuando los neumáticos están poco inflados, los bordes del neumático hacen más contacto con la carretera, provocando un desgaste más rápido. Puedes evitarlo manteniendo los neumáticos con la presión correcta.

Si notas desgaste en los bordes de ambos hombros, puede que estés tomando las curvas con demasiada fuerza. También puede significar que la última rotación de los neumáticos no se realizó correctamente

2. Desgaste central

Muy a menudo estos neumáticos están sobreinflados. Cuando hay demasiado aire dentro de los neumáticos, el centro de la banda de rodadura hace demasiado contacto con la carretera

Conducir con los neumáticos sobreinflados puede ser tan peligroso como hacerlo con los desinflados. Mantén la presión correcta de los neumáticos para prolongar su vida útil y mantener la seguridad

3. Ventosas

Si hay baches en la banda de rodadura o si ves puntos lisos aleatorios en el neumático, podría haber un problema con la suspensión. Una pieza está doblada o desgastada

Es posible que recientemente hayas golpeado un bache o un bordillo que te haya causado daños. Si sustituyes las piezas, podrás evitar más problemas

4. Desgaste diagonal o en parches

Cuando los neumáticos presentan parches de desgaste, significa que no están equilibrados. Cuando los neumáticos se mueven por la superficie de la carretera, se desgastan de forma desigual

Es necesario hacerlos girar, equilibrar y alinear. Estos servicios evitarán que los neumáticos se sigan desgastando de forma extraña.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Desgaste interno de los neumáticos - Causas y cómo solucionarlo puedes visitar la categoría Neumáticos.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up