¿Debo comprobar el líquido de la transmisión en caliente o en frío y cómo?

Al igual que un motor depende del aceite del motor, las transmisiones automáticas se lubrican con líquidos de transmisión. El sistema de transmisión tiene muchos componentes móviles que rozan entre sí, igual que en el motor. Estos componentes sólo funcionarán bien si los lubricas bien. Una fuga de líquido puede tener un impacto negativo importante en los componentes de la transmisión y en el vehículo. Por eso es fundamental tener la cantidad adecuada de líquido de transmisión. Entonces, ¿compruebas el líquido de la transmisión en frío o en caliente?

Esta es una pregunta importante que la mayoría de los propietarios de coches querrían saber. Revisar los líquidos de la transmisión con regularidad es la única manera de asegurarse de que tienes el líquido correcto en el sistema. Algunos manuales de coches te indican el kilometraje para comprobar los aceites de la transmisión. Sin embargo, por alguna razón, es posible que tengas que comprobarlo antes de lo que dice el manual. Aquí tienes más información sobre cómo comprobar si los líquidos de la transmisión están calientes o fríos.

Índice de Contenido
  1. Comprobar el líquido de la transmisión en caliente o en frío
  2. Cómo comprobar el líquido de la transmisión
    1. Comprobar el líquido de la transmisión en frío
    2. Comprobación del líquido de transmisión caliente
    3. Preguntas frecuentes (FAQ)
  3. Conclusión

Comprobar el líquido de la transmisión en caliente o en frío

Lubricar las piezas de la transmisión evita que se rocen, se corroan y se desgasten. La única forma de mantener su rendimiento y funcionamiento es lubricarlas con líquido de transmisión. Revisar el líquido de la transmisión es crucial porque el funcionamiento y la salud de la transmisión dependen de ello.

Comprobar el líquido debe ser una tarea habitual. Las revisiones periódicas te permiten estar al tanto de los problemas del vehículo. También debes comprobarlo cuando notes un descenso del rendimiento y una actividad inusual en tu vehículo. Algunos signos de que algo va mal con el líquido de la transmisión son los episodios de calado del motor y los ruidos fuertes. Los niveles bajos de líquido de transmisión en el sistema también pueden hacer que la transmisión se sobrecaliente, se bloquee, cambie de forma errática y patine.

La decisión de comprobar el líquido de la transmisión en frío o en caliente depende del tipo de vehículo que manejes. La mayoría de los mecánicos recomiendan comprobar el líquido de la transmisión tanto en frío como en caliente. Esto te ayuda a comprobar los niveles de líquido caliente y frío. La razón por la que tienes que comprobar si está caliente o frío es que el líquido se expande cuando se calienta.

Cuando llevas mucho tiempo con el vehículo en marcha y luego compruebas el nivel de líquido cuando está caliente, puede parecer alto, cuando en realidad está bajo. Si vas a comprobarlo cuando está caliente, no lo hagas después de conducir durante mucho tiempo. Esto se debe a que el fluido sigue expandiéndose a medida que se calienta.

Así que lo compruebas cuando está normalmente caliente, como si has conducido diez millas o más en la temporada de invierno. Si el líquido lleva más de 160.000 km, debes cambiar tanto el filtro como el líquido. (Los sistemas de transmisión de algunos vehículos no tienen filtros). ) Esto aumenta la durabilidad de tu sistema de transmisión. Asegúrate de utilizar el líquido de transmisión sintético moderno correcto para tu vehículo.

Lee también: ¿De qué color es el líquido de la transmisión?

Cómo comprobar el líquido de la transmisión

El método de comprobación del líquido de transmisión depende de si el vehículo utiliza una transmisión manual o automática y también de si lo compruebas en frío o en caliente. A continuación encontrarás el proceso a seguir: También puedes ver este vídeo para seguir el proceso.

Comprobar el líquido de la transmisión en frío

Paso 1: Prepara el vehículo

Lo primero que debes hacer es aparcar tu vehículo en una superficie firme y plana. Pon el vehículo en modo aparcamiento y arranca el motor. Pon en marcha el vehículo para iniciar el proceso. El líquido de la transmisión debe comprobarse con el vehículo en marcha. ¿Puedes comprobar el líquido de la transmisión sin que el vehículo esté en marcha? Algunos vehículos recomiendan comprobar el líquido con el motor apagado, por lo que es fundamental consultar el manual del propietario.

Paso 2: Buscar la varilla de medición

Abre el capó del vehículo y busca la varilla de la transmisión. La varilla de medición debe tener un mango con un anillo naranja o rojo. En los vehículos de tracción delantera, la varilla de medición se encuentra en el transeje. En el caso de los vehículos de tracción trasera, busca la varilla de medición detrás de la parte trasera del motor.

Paso 3: Retira la varilla de medición

Una vez que hayas localizado la varilla de medición, retírala y límpiala con un paño limpio. La varilla del líquido de la transmisión tiene dos marcas. Hay gamas calientes y frías. En los rangos, encontrarás marcas completas en la varilla de medición.

Paso 4: Introducir la varilla de medición

Cuando la varilla de medición esté limpia y seca, introdúcela en el líquido de la transmisión. Retíralo y toma la lectura. Algunas personas pueden pensar que el indicador del líquido de la transmisión es difícil de leer, pero no es así. El nivel de líquido correcto debe estar entre las lecturas de Añadir y Lleno. Algunas varillas tienen marcas de Bajo y Alto, mientras que otras tienen Mínimo y Máximo. Si está por encima de Full, tienes demasiado líquido, y si está por debajo de Add, tienes que poner más líquido de transmisión.

Paso 5: Sustituir la varilla de medición

Después de la primera lectura, no te detengas sin confirmar. Después de comprobar el nivel la primera vez, limpia la varilla del líquido de transmisión con un paño limpio y repite el proceso. Sumérgelo en el líquido de la transmisión y obtén una lectura. Si el nivel del líquido de la transmisión es bajo, es probable que haya una fuga. En este caso, debes identificar la fuga y hacerla reparar lo antes posible.

Paso 6: Comprueba el color del líquido de la transmisión

Los líquidos de la transmisión son de color rojo brillante. Si el color de tu líquido tiene un tono más oscuro o más claro de rojo, entonces es correcto. Tampoco debe tener depósitos, burbujas ni olor. Si es de color marrón oscuro o tiene olor a quemado, entonces está sobrecalentado y debe cambiarse.

Paso 7: Comprueba la consistencia del líquido de la transmisión

Antes de finalizar la comprobación del líquido de la transmisión, fíjate en su consistencia. Pon un poco de líquido de transmisión en una toalla de papel y mira si se extiende. Si no se extiende, el líquido es demasiado espeso y debe ser sustituido.

Paso 8: Sustituir la varilla de medición

Si el nivel, el color, el olor y la consistencia del líquido de la transmisión son buenos, vuelve a introducir la varilla de medición por completo y cierra el capó del coche. Si el nivel es bajo, añade líquido de transmisión antes de volver a colocar la varilla. Si el color es marrón o hay olor, está contaminado y debe cambiarse inmediatamente. Si notas una fuga, puedes aprender a arreglar una fuga de líquido de transmisión o contactar con un mecánico.

Leer ¿Puedo utilizar 10w30 en lugar de 5w30? ¡Todo lo que necesitas saber!

Comprobación del líquido de transmisión caliente

El proceso de comprobación del líquido de la transmisión en caliente es casi el mismo que el de la comprobación en frío. Sin embargo, hay algunas cosas cruciales que debes entender. Para obtener una lectura precisa cuando el motor está caliente, considera la posibilidad de comprobarlo después de una conducción normal.

Puede que no baste con dejar el vehículo al ralentí en la entrada. Puedes comprobarlo tras un recorrido de unos 15 km. Puede que hagas unos cuantos kilómetros más en invierno y unos cuantos menos en carretera. Cuando el motor esté caliente, inicia el proceso de comprobación y repítelo al menos tres veces para mayor precisión.

Ten mucho cuidado al comprobar el líquido de la transmisión cuando está caliente, porque tanto el motor como el líquido están calientes. Cuando compruebes la varilla de medición, el nivel de líquido debe estar en el rango Caliente o Máximo. Para determinar si el vehículo está a su temperatura normal de funcionamiento, mira el indicador de temperatura del salpicadero. Debe estar entre frío y caliente.

Lee también: Todo lo que necesitas saber sobre el color del líquido de la dirección asistida

Preguntas frecuentes (FAQ)

Q. ¿Se debe comprobar el líquido de la transmisión con el coche en marcha?

Los mecánicos recomiendan comprobar el líquido de la transmisión con el vehículo en marcha. Antes de comenzar el proceso de comprobación de líquidos, aparca el vehículo en una superficie plana y estable y arranca el motor. El vehículo debe estar en modo aparcamiento o punto muerto.

El aceite de la transmisión se expande cuando aumenta la temperatura. Por lo tanto, es posible que no obtengas una lectura correcta con el motor apagado porque el líquido tiende a escurrirse en el cárter, lo que da lugar a una lectura errónea. Una lectura incorrecta puede llevar a un sobrellenado. ¿Cuánto tiempo tarda en calentarse el líquido de la transmisión? Debería tardar entre 15 y 20 minutos.

Sin embargo, algunos fabricantes de coches sugieren comprobar el líquido de la transmisión cuando el vehículo no está en marcha. Por tanto, es aconsejable consultar primero el manual del propietario del coche para confirmar cuándo recomiendan su vehículo.

Q. ¿Cuál es la forma correcta de comprobar el líquido de la transmisión?

El proceso de comprobación del líquido de la transmisión es rápido y sencillo. Sólo tienes que asegurarte de que el vehículo está aparcado en una superficie estable y ponerlo en marcha en modo aparcamiento. Abre el capó del vehículo y busca la varilla de medición. Principalmente tiene un anillo rojo o naranja en el mango. Retira la varilla del líquido de la transmisión y sécala con un paño limpio.

Introduce la varilla de medición en el líquido de la transmisión y extráela para comprobar el nivel. Vuelve a introducir la varilla de medición por segunda vez para confirmar la exactitud de la lectura. Si el nivel está por debajo de la marca de adición o de mínimo, debes rellenar el líquido de la transmisión. Comprueba el grosor, el olor y el color del líquido. Si el líquido tiene olor, es espeso o marrón, debes cambiarlo.

Q. ¿Cuáles son los síntomas de que el líquido de la transmisión está bajo?

Un nivel bajo de líquido de transmisión puede causar muchos daños a tu vehículo. Es crucial que sigas revisando el líquido regularmente. No tienes que esperar al kilometraje especificado para comprobar el líquido de la transmisión. Algunos de los síntomas de un nivel bajo de líquido de transmisión son el deslizamiento de las marchas, el retraso en el engranaje, el sobrecalentamiento de la transmisión, los cambios inusuales y la dificultad para cambiar de marcha.

Cada uno de estos signos es una advertencia de que el nivel del líquido de la transmisión de tu vehículo es bajo y debe rellenarse. También puedes notar un olor a quemado o la luz del salpicadero puede indicar que el líquido está más caliente de lo habitual.

Q. ¿Qué ocurre si conduces con poco líquido de transmisión?

El líquido de transmisión ayuda a que los engranajes de la transmisión funcionen con suavidad. Un nivel bajo de líquido de transmisión puede ser el resultado de una fuga. Si sigues conduciendo sin suficiente líquido en el sistema de transmisión, puede producirse corrosión y desgaste de los engranajes de la transmisión. A la larga, esto provoca daños que requerirán costosas sustituciones, reconstrucciones y reparaciones. Puedes evitar estas costosas reparaciones y sustituciones simplemente asegurándote de que tienes la cantidad y el tipo adecuados de líquido de transmisión.

Q. ¿Qué ocurre si pones demasiado líquido de transmisión en tu coche?

Un exceso de líquido de transmisión provoca la formación de espuma, lo que provoca cambios erráticos. Cuando llenas en exceso la transmisión automática, la espuma del líquido provoca una deficiencia de aceite, problemas en el cambio de marchas y daños en la transmisión.

Por tanto, es prudente comprobar regularmente el líquido de la transmisión para asegurarse de que no está demasiado bajo ni demasiado alto. Los líquidos de la transmisión se expanden al calentarse el motor. Si compruebas el líquido después de un viaje largo, puedes obtener una lectura alta, lo que significa que es incorrecta. Esto se debe a que el aceite puede haberse expandido demasiado.

Comprueba el líquido de la transmisión

Conclusión

Ahora que sabes cómo y si debes comprobar el líquido de la transmisión en frío o en caliente, puedes comprobar cómodamente el líquido de la transmisión. El líquido de la transmisión es una parte esencial del sistema de transmisión. No cuestan mucho, pero tener la cantidad adecuada podría salvarte de graves daños al vehículo. Tener demasiado líquido de transmisión puede provocar ruidos molestos y deslizamiento de las marchas. Los líquidos débiles afectan y ralentizan la transmisión. Asegúrate siempre de haber comprobado también el olor, el grosor y el color del líquido. Si observas algo anormal, es el momento de sustituir el líquido.

Lee más artículos nuestros:

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a ¿Debo comprobar el líquido de la transmisión en caliente o en frío y cómo? puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up