Coste de la sustitución y reparación de las pastillas de freno

Los frenos son quizás el componente más importante de tu coche. Tienes que asegurarte de que tus frenos funcionan como se espera para protegerte a ti, a tus pasajeros y a las personas que te rodean.

En algún momento habrá que sustituir las pastillas de freno.

En esta guía, aprenderás a reconocer cuándo es el momento de cambiar las pastillas de freno y cuánto debería costar su sustitución.

Empecemos por lo básico.

Índice de Contenido
  1. ¿Qué son las pastillas de freno?
    1. Diferentes tipos de pastillas de freno
  2. ¿Cuándo se deben sustituir las pastillas de freno?
  3. Cambiar las pastillas de freno
  4. Coste de la sustitución de las pastillas de freno
  5. Resumen

¿Qué son las pastillas de freno?

Cuando pisas el pedal de freno, el sistema hidráulico entra en acción cuando el líquido de frenos crea presión, empujando la pinza de freno, que a su vez empuja las pastillas de freno contra el rotor de freno. Este proceso acaba frenando o deteniendo tus ruedas.

Cada vez que accionas los frenos, la fricción que desacelera el coche también erosiona ligeramente las pastillas de freno. La energía cinética se convierte en calor, haciendo que las pastillas de freno se vuelvan más finas con el tiempo.

Este proceso es gradual, pero la fricción acabará haciendo que las pastillas de freno se deterioren y acaben teniendo que ser sustituidas. La mayoría de los coches utilizan dos pastillas de freno por rueda.

Diferentes tipos de pastillas de freno

Existen diferentes tipos de pastillas de freno en función de su composición. Hay tres categorías principales: semimetálicas, orgánicas sin amianto (NAO) y cerámicas.

Pastillas de freno semimetálicas

Pastillas de freno semimetálicas

Las pastillas de freno semimetálicas suelen denominarse simplemente "pastillas de freno metálicas". Se fabrican con metales como el cobre, el acero, el hierro y otros.

Como el metal es un eficaz conductor del calor, las pastillas de freno metálicas pueden utilizarse a una amplia gama de temperaturas de funcionamiento, lo que las convierte en una opción popular para los conductores de alto rendimiento.

Hay diferentes tipos de frenos semimetálicos, según su uso previsto. Algunos están diseñados para la pista de carreras, mientras que otros están pensados para los desplazamientos diarios.

El inconveniente de los frenos semimetálicos es que suelen ser más ruidosos que sus homólogos orgánicos o cerámicos. También tienden a afectar más negativamente al desgaste del sistema de frenos que otros tipos.

Pastillas de freno orgánicas

Pastillas de freno orgánicas

Las pastillas de freno orgánicas son la opción más popular para los coches nuevos en Estados Unidos. Están compuestas por diferentes materiales, como compuestos de carbono, fibra de vidrio, caucho y otros.

Al principio, las pastillas de freno orgánicas se fabricaban con amianto. Con el tiempo, se descubrió que el amianto era cancerígeno, lo que llevó a la producción de pastillas de freno sin amianto orgánico (NAO).

La ventaja de las pastillas de freno orgánicas es que son baratas y no someten al sistema de frenos a un desgaste acelerado, como ocurre con las pastillas metálicas.

El inconveniente de las pastillas de freno orgánicas es que no son aptas para temperaturas extremas, aunque es poco probable que esto afecte a la mayoría de los conductores.

También tienden a desgastarse más rápido, lo que significa que deben sustituirse con más frecuencia que otros tipos.

Pastillas de freno cerámicas

Pastillas de freno cerámicas

Como su nombre indica, estos frenos están hechos de material cerámico. La mayor ventaja de estas pastillas de freno es que son muy silenciosas.

También duran más que los otros tipos de pastillas de freno y desgastan menos el resto del sistema de frenado.

La única desventaja importante es el coste de fabricación, que hace que las pastillas cerámicas sean más caras de comprar.

Suelen soportar las temperaturas mucho mejor que las pastillas de freno orgánicas, pero las pastillas metálicas harán un mejor trabajo en la pista de carreras.

¿Cuándo se deben sustituir las pastillas de freno?

cambio de pastillas de freno

Como guía general, las pastillas de freno deben cambiarse cada 80.000 km. Sin embargo, hay muchos otros factores que intervienen, como el tipo de pastillas de freno, el estilo de conducción y las condiciones de la misma.

Muchas pastillas de freno están equipadas con un indicador de desgaste de los frenos que permite al conductor saber cuándo hay que cambiar las pastillas.

Existen cuatro tipos principales de indicadores:

  • Físicos
  • Mecánica
  • Eléctrico
  • Sensor de posición

A físico el indicador de desgaste se puede comprobar inspeccionando visualmente la pastilla de freno. Hay una abertura de inspección que permite ver el grado de desgaste.

Se puede colocar un corte que indica hasta qué nivel se puede utilizar la pastilla de freno antes de que sea necesario sustituirla.

La pastilla de freno puede tener un trozo de metal que entra en contacto con el disco de freno cuando se agota, creando un sonido de chirrido. Este tipo de indicador es mecánico.

Un eléctrico funciona de forma similar a un indicador mecánico, pero al tocarlo se activa una luz en el salpicadero.

Sensores de posición suelen utilizarse en vehículos pesados y funcionan detectando las posiciones de las pastillas de freno y otros componentes del sistema de frenado.

Si sospechas que tu coche tarda más de lo normal en detenerse, merece la pena inspeccionar el sistema de frenado. A veces, un problema llamado "desvanecimiento de los frenos" puede producirse.

El desvanecimiento de los frenos se produce cuando la pastilla y el rotor de los frenos se sobrecalientan y no son capaces de proporcionar una fricción suficiente para detener el coche.

Esto puede ocurrir si, por ejemplo, ruedas por una carretera de montaña y sigues frenando para mantener una velocidad adecuada.

También hay que tener en cuenta que las pastillas nuevas pueden ser más propensas al desvanecimiento de los frenos. Esto ocurre porque los materiales pueden necesitar tiempo para incrustarse en la cara del rotor.

Conducir unos 800 km por carreteras conocidas debería ser suficiente para que los frenos alcancen su máxima eficacia. Asegúrate de tener mucho cuidado al frenar durante este tiempo.

Cambiar las pastillas de freno

Reparación de frenos
Reparación de frenos

Al cambiar las pastillas de freno, es importante sustituirlas en las dos ruedas situadas en el mismo eje.

Las dos pastillas de freno del mismo eje suelen desgastarse en la misma medida. Sin embargo, los frenos delanteros suelen hacer más trabajo que los traseros, por lo que las pastillas delanteras son más grandes y se desgastan más rápidamente.

Si estás pensando en sustituir las pastillas de freno tú mismo, es algo que generalmente se desaconseja. La única excepción es si estás muy acostumbrado a trabajar con coches.

El proceso puede parecer sencillo, pero realmente no quieres estropear los frenos de tu coche. Si tu coche tiene un freno de estacionamiento electrónico o un frenado de emergencia automático, será necesaria una preparación adicional.

Si confías en tu capacidad para trabajar con coches, puedes consultar la guía de edmunds.com sobre cómo cambiar las pastillas de freno.

Coste de la sustitución de las pastillas de freno

ruedas de coche

Ahora que sabes más sobre las pastillas de freno, puede que aún te preguntes "¿Cuánto cuestan las pastillas de freno?"

Como ocurre con cualquier tipo de pieza de automoción, el precio varía mucho en función de factores como la marca y el tipo de pastillas de freno, como se ha mencionado anteriormente en este artículo.

Las pastillas de freno probablemente te costarán entre $20 y $100 por un juego (eje), mientras que la mano de obra te costará unos $70 a $130.

Ten en cuenta que el precio difiere significativamente según el tipo y la marca. Además, una pastilla de freno más barata suele deteriorarse más rápido, lo que significa que tendrás que cambiarlas con más frecuencia, con lo que el coste será mayor a largo plazo.

Resumen

Las pastillas de freno desempeñan un papel crucial en la detención de tu coche, manteniéndote a ti y a los demás seguros.

Por lo general, las pastillas de freno deben sustituirse cada 50,000 millas, pero también influyen muchos factores como el estilo de conducción, el tipo de pastillas de freno y las condiciones de conducción.

Hay tres tipos principales de pastillas de freno semimetálicas, orgánico, y cerámica. Cada uno de estos tipos tiene sus propios pros y contras.

La mayoría de las pastillas de freno tienen algún tipo de indicador. Puede ser mecánico, en el que oirás un chirrido cuando deba ser sustituida, o puedes inspeccionarlas tú mismo.

Las pastillas de freno nuevas pueden ser más propensas al desvanecimiento de la frenada, que se produce porque las pastillas nuevas necesitan tiempo para incrustarse en los rotores. Ten más cuidado después de instalar las pastillas nuevas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Coste de la sustitución y reparación de las pastillas de freno puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up