Cómo quitar el tinte de las ventanas de tu coche

Son muchos los beneficios de tener un tinte en las ventanas de tu coche.

Algunas de ellas son mejorar la estética, añadir un poco de privacidad o bloquear la los dañinos rayos UV del sol

Lamentablemente, dependiendo de la calidad del tinte, a los 5 ó 10 años probablemente tendrás que sustituirlo. Los signos más comunes consisten en peladuras, burbujas o decoloración.

También existe la posibilidad de que tu tinte sea demasiado oscuro para las leyes locales, en cuyo caso tendrás que retirarlo antes de recibir una fuerte multa.

Si te preguntas cómo quitar el tinte de las ventanas de tu coche, en realidad es bastante sencillo. Los elementos que necesitarás son un elemento calefactor (como un secador de pelo, un limpiador de vapor o una pistola de calor), una cuchilla de afeitar, un poco de limpiacristales y una toalla de taller.

Afortunadamente, en esta guía, vamos a cubrir tres formas fáciles de quitar el tinte de las ventanas. Pero antes, repasemos exactamente qué es el tinte para ventanas y cómo funciona

Primero vamos a explicar qué es el polarizado de ventanas

Índice de Contenido
  1. Explicación del tintado de lunas
    1. Teñido
    2. Metalizado
    3. Carbono
  2. Cerámica
  3. Señales de que ha llegado el momento de quitar el tinte actual de las ventanas
    1. Descamación o burbujeo
    2. Menor protección contra el sol
    3. Decoloración
    4. Más oscuro de lo que permite la ley local
  4. Método nº 1 - Secador de pelo/pistola de calor
    1. Paso 1
    2. Paso 2
    3. Paso 3
  5. Método nº 2 - Limpiador de vapor
    1. Paso 1
    2. Paso 2
    3. Paso 3
  6. Método nº 3 - Energía solar
    1. Paso 1
    2. Paso 2
    3. Paso 3
  7. Nota sobre los desempañadores/elementos calefactores traseros
  8. No malgastes el dinero: hazlo tú mismo

Explicación del tintado de lunas

Trabajador aplicando una lámina de tintado en la ventanilla de un coche

En la actualidad hay 4 tipos diferentes de tinte, como el tintado, el metalizado, el de carbono y el de cerámica. Cada uno tiene una base de poliéster, un revestimiento resistente a los arañazos y un adhesivo para fijarlo al cristal

Teñido

El teñido es el más básico y suele reservarse sólo para fines estéticos. Aunque también añade algo de privacidad y ayuda a mantener la temperatura interior un poco más baja. Aunque puede ser el más asequible, también es el menos duradero.

Metalizado

El siguiente es el metalizado, que es similar al teñido, pero presenta escamas metálicas en la base de poliéster. Éstas no sólo añaden una cualidad reflectante al cristal, sino que también ayudan a desviar los rayos UV. Esto último protege tu interior de los daños causados por el sol, como la decoloración o el agrietamiento.

Carbono

El siguiente paso es utilizar carbono en lugar de escamas metálicas. Aunque este tipo de lámina no tiene propiedades reflectantes, ayudará a mantener fresco tu interior en los días calurosos. Esto se debe a que bloquea aproximadamente el 40% de los rayos infrarrojos entrantes

Cerámica

También está el tinte cerámico para ventanas. Pregunta a cualquier experto y todos estarán de acuerdo en que esta es la mejor opción para la mayoría de los propietarios de coches. En lugar de utilizar escamas metálicas o carbono, incorporan partículas de cerámica. Éstas no sólo bloquean el 99% de los rayos UV, sino que también desvían alrededor del 50% del calor solar entrante.

Aunque el tinte cerámico para ventanas es más caro que las otras opciones, también es el que más dura, unos 10 años o más.

Ahora que entiendes mejor cómo funciona el tinte de las ventanillas del coche, cómo se adhiere y conoces los distintos tipos, veamos ahora algunos signos de que ha llegado el momento de quitarlo.

Señales de que ha llegado el momento de quitar el tinte actual de las ventanas

Trabajador aplicando la lámina de tintado en la ventanilla del coche

Como hemos dicho antes, tener un tinte en las ventanillas de tu coche tiene muchas ventajas. Entre ellas, bloquear los dañinos rayos UV del interior y mantener el habitáculo a una temperatura agradable. Además, hace que el sol sea menos molesto para tus ojos.

Sin embargo, a medida que el tinte de las ventanillas envejece, es menos probable que funcione como está previsto. Aquí tienes algunas señales a las que debes prestar atención:

Descamación o burbujeo

Lo primero que notarás a medida que el tinte de tus ventanas se vaya desgastando es que se descascarilla en los bordes, o que aparecen burbujas en la superficie. La descamación en los bordes de tus ventanas se extenderá con toda seguridad con el tiempo. En cuanto a las burbujas, tienen un aspecto terrible y pueden provocar desgarros al subir/bajar la ventanilla.

Menor protección contra el sol

Si empiezas a notar una falta de protección contra el sol, puede deberse a que tienes una lámina de ventana envejecida. Esto significa que no sólo aumentará la temperatura del habitáculo más que si tuvieras un tinte nuevo, sino que también te arriesgas a sufrir daños causados por los rayos UV. Esto puede resecar las superficies de plástico, vinilo y cuero y puede hacer que se agrieten.

Decoloración

De forma similar a la descamación o el burbujeo, si el tinte de tu ventana empieza a desvanecerse y a perder color, le restará estética. Este signo suele coincidir con el síntoma anterior de tener también una menor protección contra los rayos UV. Curiosamente, cuando el tinte de las ventanas cambia de color, suele ser morado. Se cree que esto se debe a la degradación de los tintes utilizados durante la fabricación.

Más oscuro de lo que permite la ley local

Aunque no es un "síntoma" de envejecimiento del tinte, es sin duda una razón válida para querer quitarlo. Normalmente, sólo se permite tener una lámina que reduzca la luz entrante en un 50% en las lunas trasera y posterior. Esto se incrementa al 35% en las ventanillas del conductor y del acompañante

En el caso del parabrisas delantero, la mayoría de los estados sólo permiten tintar la ceja superior (unos 15 centímetros), normalmente un 35% o menos. No respetar estos límites puede suponer una multa de varios cientos de dólares.

Ahora que ya sabes cómo juzgar si tu tinte ha llegado al límite. Veamos algunos métodos sencillos de bricolaje para eliminarlo.

Método nº 1 - Secador de pelo/pistola de calor

Trabajador aplicando lámina de tintado en la ventanilla del coche

Qué necesitarás:

  • Secador de pelo o pistola de calor
  • Limpiacristales
  • Hoja de afeitar
  • Toalla de la tienda

Paso 1

Empieza por una esquina o borde, sujetando el secador de pelo o la pistola de calor a unos 15 centímetros de distancia (si te acercas más, corres el riesgo de fundir la película). Muévete hacia delante y hacia atrás durante unos segundos, dejando que el calor derrita la capa adhesiva

Paso 2

Utiliza la cuchilla de afeitar para despegar unos dos centímetros de la película. A continuación, mientras te mueves hacia delante y hacia atrás con la resistencia, empieza a tirar ligeramente del tinte. Obsérvalo bien, debería dejar una superficie clara. Si notas que deja un residuo, es que no estás aplicando el calor el tiempo suficiente. Repite este proceso hasta que hayas eliminado toda la lámina.

Paso 3

Para reducir la limpieza, coloca la toalla de taller a lo largo del borde de la ventana y rocía la superficie con limpiacristales.

Deja que repose durante unos 15 segundos y limpia con un paño.

Método nº 2 - Limpiador de vapor

limpieza a vapor en curso

Qué necesitarás

  • Limpiador de vapor portátil
  • Limpiacristales
  • Hoja de afeitar
  • Toalla de la tienda

Paso 1

Comienza colocando una toalla de taller sobre el borde de la ventana, esto reducirá la cantidad de tiempo que empleas en la limpieza. Con el limpiador de vapor, rocía toda la ventana con movimientos de ida y vuelta.

A continuación, al igual que en el método anterior, empieza por un borde o una esquina y utiliza la cuchilla de afeitar para despegar un poco de la película.

Paso 2

Sujeta el limpiador de vapor a unos 15 centímetros de distancia, yendo hacia delante y hacia atrás, tirando ligeramente de la película.

Debería dejar poco o ningún residuo de adhesivo.

Paso 3

Con la toalla de taller todavía colocada, rocía toda la ventana con limpiacristales y déjala reposar durante unos 15-20 segundos. A continuación, utiliza la toalla de taller para limpiarlo. Si queda algún resto de adhesivo, utiliza la cuchilla de afeitar para rasparlo, manteniéndolo en ángulo para no rayar la superficie.

Método nº 3 - Energía solar

sol

Nota Este método funciona mejor si vives en un lugar cálido y con mucha luz solar. Si no los tienes, deberías considerar el uso de los métodos anteriores.

Qué necesitarás:

  • Bolsa de plástico negra
  • Limpiacristales
  • Hoja de afeitar
  • Toalla de la tienda

Paso 1

Empieza por saturar toda la ventana con limpiacristales (lado del tinte).

A continuación, coloca la bolsa de plástico sobre la ventana y presiónala contra la misma

Paso 2

Cierra la puerta y espera unos 30 minutos. El sol calentará el adhesivo, lo que te permitirá arrancar suavemente el tinte. Asegúrate de mirar bien para ver si queda algún adhesivo. Si lo hay, tendrás que probar nuestros métodos anteriores o pasar algún tiempo raspando los residuos.

Paso 3

Para terminar, rocía toda la zona con un limpiacristales, espera unos 15 segundos y límpiala con la toalla de taller.

Nota sobre los desempañadores/elementos calefactores traseros

Por descongeladores traseros y elementos calefactores, nos referimos a las líneas que atraviesan la luneta trasera, así como a los puntitos de los bordes.

Si no tienes cuidado al utilizar una cuchilla de afeitar durante la eliminación del tinte, puedes dañarlos fácilmente

Nuestra sugerencia es que, en su lugar, rocíes un limpiacristales, lo dejes reposar durante 15 segundos y lo limpies con un paño. Si tienes que utilizar una cuchilla de afeitar, asegúrate de sujetarla en un ángulo extremo, lo más cerca posible de la clase. Asegúrate de moverte lateralmente a lo largo de las líneas del descongelador y no hacia arriba o hacia abajo. Un error puede arruinar su capacidad de funcionamiento correctamente

No malgastes el dinero: hazlo tú mismo

desperdiciar el dinero

¡Es así de sencillo!

En lugar de gastar entre 100 y 400 dólares en contratar a un profesional, quita el tinte de las ventanas de tu coche tú mismo. Si tienes una tarde libre, una toalla de taller, una cuchilla de afeitar, un secador de pelo y un poco de limpiacristales, estás más que equipado para hacer el trabajo en casa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo quitar el tinte de las ventanas de tu coche puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up