Cómo purgar un gato de suelo de forma correcta y segura

Un gato de suelo es un gato que te permite levantar parte de un vehículo cuando estás haciendo reparaciones debajo del mismo. Un gato de suelo debe estar siempre en buenas condiciones antes de ser utilizado. Por lo tanto, es imprescindible sangrar el gato de suelo con regularidad para evitar que falle repentinamente. Esto sólo es posible si sabes cómo purgar un gato de suelo. Es bastante arriesgado utilizar un gato de suelo cuando tiene aire en su sistema.

Confías en tu gato para que sostenga las cargas pesadas por encima de ti mientras trabajas por debajo. Puedes imaginar lo peligroso que puede ser que el gato falle cuando estás reparando los bajos de tu vehículo. Purgar un gato de suelo no es un proceso complicado, y cualquier manitas casero puede hacerlo. Aquí simplificaremos el proceso de desangrar un gato de suelo de la tarea compleja y desalentadora que la gente piensa.

Índice de Contenido
  1. Guía paso a paso de cómo purgar un gato de suelo
    1. Paso 1: Prepara el gato de suelo
    2. Paso 2: Desmontar el gato
    3. Paso 3: Extiende el pistón del gato
    4. Paso 4: Libera la válvula de presión
    5. Paso 5: Abrir el tapón de llenado
    6. Paso 6: Cerrar la válvula de descarga
    7. Paso 6: Repite el proceso
  2. Preguntas frecuentes (FAQ)
    1. Q. ¿Cómo se llena y se purga un gato de suelo?
    2. Q. ¿Cómo se purga el aire de un gato hidráulico?
    3. Q. ¿Qué tipo de líquido se pone en el suelo?
    4. Q. ¿Cómo se añade aceite a un gato de suelo?
  3. Últimas palabras

Guía paso a paso de cómo purgar un gato de suelo

Antes de empezar a desangrar un gato de suelo, hay dos cosas que debes tener. Primero, asegúrate de que tienes un destornillador plano. También puedes utilizar un destornillador de estrella con él. La otra cosa que necesitas es el líquido hidráulico. Tiene que ser estrictamente fluido hidráulico y no cualquier otro tipo de fluido.

Esto se debe a que otros fluidos no están pensados para los sistemas hidráulicos, y cuando se utilizan durante mucho tiempo, pueden causar corrosión en el sistema. Otros tipos de fluidos también pueden provocar una disminución de la durabilidad del gato de suelo. Una vez que tengas el material adecuado, sigue estos pasos para aprender a purgar un gato de suelo hidráulico:

Lee también: Aprende a arreglar un gato de suelo que no se levanta

Paso 1: Prepara el gato de suelo

Antes de empezar a desangrar un gato de suelo, es fundamental prepararlo para la tarea. Asegúrate de que el gato de suelo está colocado sobre una superficie plana. Deshazte de cualquier carga que pueda levantar el brazo del gato. A continuación, limpia la superficie del gato de suelo pasando un paño húmedo. Esto evitará que entre suciedad en el sistema de gatos cuando lo abras.

Paso 2: Desmontar el gato

Es importante que compruebes si está adherido a alguna parte antes de iniciar el proceso de sangrado. Si el gato está unido al elevador del motor, debes retirarlo antes de proceder al proceso de sangrado.

Paso 3: Extiende el pistón del gato

Empieza por extender el pistón del ariete o el brazo de elevación. El pistón del ariete es la parte del pistón que está directamente debajo de los objetos que levanta. Después de extender el pistón del cilindro, empieza a bombear el gato sin cargarlo hasta que el punto del brazo del gato donde se apoya el sillín esté completamente extendido hasta el punto más alto.

Paso 4: Libera la válvula de presión

El siguiente paso es abrir la válvula de presión para liberar la presión. Si utilizas gatos caros de alta calidad, tendrás que abrir la válvula girando con cuidado el mango del gato en sentido contrario a las agujas del reloj. Los gatos más antiguos y menos caros tienen la válvula debajo de la empuñadura. Tendrás que quitar el asa e introducirla en la válvula de descarga.

También puedes utilizar unos alicates y girarlos en sentido contrario a las agujas del reloj. Tienes que esperar a que el brazo del cilindro caiga a la posición más baja posible. También hay válvulas de descarga con una conexión de destornillador de cabeza plana que puedes utilizar. Cuando la válvula se haya liberado con éxito, estarás listo para pasar al siguiente paso.

Paso 5: Abrir el tapón de llenado

Busca el tapón de llenado, coloca el destornillador plano y gíralo con cuidado en sentido contrario a las agujas del reloj. Oirás un breve silbido cuando hayas retirado correctamente el tapón de llenado. Esto es la confirmación de que el aire atrapado en los gatos de suelo ha empezado a salir.

El tapón de llenado se encuentra en el cuerpo principal del gato. El tapón de llenado tiene el mismo aspecto que las dos válvulas de retención, así que ten cuidado de no confundirlas. Si no estás seguro de la ubicación del tapón de llenado, consulta el manual de instrucciones de la toma para conocer su ubicación exacta.

Paso 6: Cerrar la válvula de descarga

Cuando deje de silbar, vuelve a colocar el tapón de llenado en el tapón. Puedes cerrar la válvula de alivio girándola en el sentido de las agujas del reloj. Más tarde, comprueba si el gato se está quedando sin aceite o no funciona eficazmente. Si el gato no tiene aceite, introduce el relleno hidráulico hasta que esté lleno. Si sale aceite de la válvula, ésta tiene aceite y no debes poner más. Ahora puedes bombear la manivela y el gato funcionará como si fuera nuevo.

Paso 6: Repite el proceso

Después de volver a conectar el tapón de llenado, sigue repitiendo el proceso hasta que estés seguro de que no sale más aire. Si el gato de suelo está bien purgado, no oirás ningún escape de aire. Una vez que hayas purgado el gato, es seguro utilizarlo.

Lee también: Grandes consejos para arreglar un gato de suelo que no aguanta la presión

Preguntas frecuentes (FAQ)

Q. ¿Cómo se llena y se purga un gato de suelo?

Empieza abriendo la válvula girando la manivela en sentido contrario a las agujas del reloj y llénala de líquido para gatos hidráulicos. Ten cuidado de no utilizar aceite de motor, ya que se comprime cuando se somete a una carga pesada. Tampoco lo llenes con líquido de frenos.

Después de llenar el aceite, cierra la válvula girando la manivela en el sentido de las agujas del reloj. Bombea la manivela de seis a ocho veces para ver si puedes oír un silbido procedente del tapón de purga. Este sonido sibilante es el aire que acabas de expulsar del sistema.

El sistema consiste únicamente en una válvula y un pasaje. Repite el proceso hasta que no salga más aire por la abertura del tapón de purga. Con esto, habrás conseguido purgar el gato de suelo.

Q. ¿Cómo se purga el aire de un gato hidráulico?

El proceso de purgar un gato hidráulico es el mismo que el de un gato de suelo. Cuando llenes un gato de suelo, empieza girando la válvula de purga en sentido contrario a las agujas del reloj para abrirla. La válvula de purga está situada en la parte inferior del gato de suelo.

Bombea la manivela de 6 a 8 veces mientras la válvula de purga sigue abierta. Esto hará que el aire salga del sistema. El gato no debe levantarse cuando bombeas. Si notas que el gato se levanta, comprueba que la válvula de descarga está abierta. Bombea hasta arriba y suéltalo.

Si el gato de suelo no se eleva o se vuelve espasmódico, todavía hay aire en el sistema. Repite los pasos hasta que no salga más aire por la abertura del tapón de purga. Una vez que hayas terminado de sangrar, vuelve a colocar la tapa en su sitio.

Q. ¿Qué tipo de líquido se pone en el suelo?

Cualquier tipo de aceite hidráulico estándar debería funcionar bien para un gato de suelo. Asegúrate de que el aceite tiene la viscosidad adecuada. Una cosa que hay que tener en cuenta es que algunos gatos hidráulicos fabricados para el servicio de automóviles utilizan líquido de frenos. Se trata de gatos de los años 80 y anteriores. Los gatos hidráulicos de esta época tenían en su mayoría etiquetas tipo calcomanía que decían "No usar ATF" o "SÓLO ATF"

Q. ¿Cómo se añade aceite a un gato de suelo?

Otra pregunta habitual de la gente es cómo llenar de aceite un gato hidráulico. Cuando llenes de aceite un gato de suelo, empieza por colocar el gato en un terreno llano. Abre la válvula de alivio girándola en sentido contrario a las agujas del reloj. Si tu gato de suelo tiene una placa protectora, quítala y limpia alrededor del tapón de llenado. El orificio de llenado es donde vas a verter el aceite.

Al limpiarlo, evitarás que el aceite se contamine. Retira el tapón de llenado, que normalmente se encuentra debajo de la placa de cubierta. A continuación, llena el depósito de aceite hidráulico hasta que esté ligeramente por debajo del borde inferior del conjunto de llenado. Después, limpia el exceso de aceite de la llanta y vuelve a colocar el tapón.

Lee también: Gato de botella vs. Gato de suelo: ¿Cuál te conviene más?

Últimas palabras

Saber cómo purgar un gato de suelo es importante, y te ahorrará dinero y tiempo. El sangrado es un proceso muy importante para un gato de suelo si quieres que siga trabajando con seguridad y eficacia. La frecuencia con la que debes purgar el gato depende de la frecuencia con la que utilices el gato de suelo.

Lo ideal es hacerlo cada seis meses. Para mantener el gato de suelo, límpialo a menudo, asegúrate de que está libre de residuos, inspecciónalo regularmente y no utilices el tipo de vehículo equivocado en él. Purgar el gato de suelo regularmente también prolongará su vida útil.

Después de purgar el gato de suelo, pruébalo primero con una carga ligera antes de levantar una carga pesada. Asegúrate de comprobar diariamente si el gato de suelo tiene algún defecto para evitar que falle rápidamente. Si no has utilizado el gato de suelo durante algún tiempo, es aconsejable purgarlo primero antes de utilizarlo.

Lee más:

.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo purgar un gato de suelo de forma correcta y segura puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up