5 síntomas de una fuga de líquido de frenos (y costes de reparación)

No hay duda de que hay pocos componentes más críticos para tu vehículo que los frenos. Por eso puede sorprenderte saber que no siempre puedes confiar en que tu vehículo te diga si hay un problema en el sistema de frenado.

Esto es especialmente cierto si el sistema de frenos tiene una fuga. Lo peor es que una pequeña fuga puede convertirse en una explosión en toda regla con sólo pisar el pedal.

Pero, ¿cómo puedes saber si tu sistema de frenos tiene una fuga y cómo puedes reparar el problema? Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber.

Índice de Contenido
  1. 5 Síntomas de fuga de líquido de frenos
    1. Pedal de freno blando
    2. No hay presión sobre el pedal de freno
    3. Malas prestaciones de frenado
    4. Fuga de líquido visible
    5. Luz de aviso del freno
  2. Cómo diagnosticar una fuga de líquido de frenos
  3. Costes de reparación de una fuga de líquido de frenos

5 Síntomas de fuga de líquido de frenos

El síntoma más común de una fuga de líquido de frenos es un pedal de freno blando o hundido. Si notas este fenómeno, es muy importante que lo arregles inmediatamente

Los principales síntomas de una fuga de líquido de frenos son:

Aunque estos son los signos más comunes, ¡no son todos! A continuación encontrarás una lista más detallada de los síntomas más comunes de una fuga de líquido de frenos:

Pedal de freno blando

Cuando hay aire en el sistema, el pedal de freno es un poco blando. Cuando tienes una fuga de líquido de frenos, no sólo pierdes líquido cada vez que pisas los frenos, sino que también aspiras aire cada vez que sueltas el pedal.

Si pisas los frenos y la sensación no es la adecuada, no ignores el problema y esperes que desaparezca. Averigua qué ocurre y haz las reparaciones necesarias inmediatamente.

No hay presión sobre el pedal de freno

Pisa el pedal del freno

Cuando pisas el pedal del freno, debes sentir algo: si el pedal se hunde directamente en el suelo, tienes un problema. Aunque hay varias condiciones que pueden causar este problema, si la última vez que subiste al vehículo funcionaba bien, es probable que tengas una gran fuga de líquido de frenos.

Hagas lo que hagas, no conduzcas el vehículo. Si no sientes ninguna presión al pisar el pedal de freno, significa que no tienes frenos, lo que significa que no podrás detenerte mientras conduces.

Malas prestaciones de frenado

Mayor distancia de frenado

Esto puede ser lo primero que notes si tienes una fuga de líquido de frenos. Cuando frenas, esperas detenerte después de una determinada distancia. Pero cuando tu sistema de frenos tiene una fuga, no estás obteniendo la máxima presión de frenado: parte de esa presión se escapa a través de la fuga.

Además, el aire y la humedad entran en el sistema, lo que afecta negativamente al rendimiento de los frenos. Si lo sumas todo, obtienes una condición peligrosa en la que el vehículo no se detiene como se espera.

Fuga de líquido visible

Fuga de líquido del coche

Si tu vehículo tiene una fuga, eso significa que el líquido va a alguna parte, ¿verdad? Si tienes una fuga de líquido de frenos, tienes una fuga visible en alguna parte. El problema es que las fugas de líquido de frenos son increíblemente difíciles de encontrar. El líquido en sí es mayoritariamente transparente, y para empezar no hay mucho líquido de frenos en el sistema.

No es como las fugas de aceite o de refrigerante, que probablemente notarás simplemente mirando debajo de tu vehículo. Normalmente tienes que buscar fugas de líquido de frenos, pero si encuentras una, tienes un gran problema que resolver de inmediato.

Luz de aviso del freno

Luz de aviso del freno

Aunque podrías esperar que la luz de freno se encendiera en cualquier momento en que tuvieras una fuga de líquido de frenos, la triste verdad es que no siempre funciona así.

La luz de freno se enciende cuando el nivel del depósito del líquido de frenos es demasiado bajo. Sin embargo, recuerda que no todos los modelos de coche están equipados con esta función y, si tienes una fuga grande, tendrás problemas antes de que se acabe el líquido.

Pero incluso las pequeñas fugas de líquido de frenos provocan grandes problemas, por lo que no puedes confiar únicamente en la luz de freno para tu seguridad.

Cómo diagnosticar una fuga de líquido de frenos

Depósito de líquido de frenos

La mejor manera de diagnosticar una fuga de líquido de frenos es una inspección visual. Debes empezar por el depósito antes de inspeccionar los demás componentes.

Aunque tu sistema de líquido de frenos esté sellado, eso no significa que cada vez que veas bajar el nivel del líquido en el depósito, tengas un problema. De hecho, cuando los pistones de las pinzas de freno se dilatan, el nivel general del líquido de frenos también disminuye.

Pero esta caída debe ser gradual y el líquido de frenos debe estar siempre ahí. Por eso, controlar el nivel del líquido de frenos es una de las mejores maneras de garantizar que tu vehículo no tenga fugas. Si sabes a qué velocidad debe caer el líquido de frenos, tendrás una mejor idea de cómo es una caída anormal.

En este punto, lo mejor es realizar una inspección visual de todos los componentes de los frenos. Esto significa que se han inspeccionado todos los componentes, desde el cilindro maestro hasta las pinzas de cada rueda. Puede ser necesario levantar el vehículo para trazar todos los conductos de los frenos, pero merece la pena.

Si tienes una fuga en los frenos, la verás. Asegúrate de comprobar cuando el vehículo está seco y bombea los frenos un par de veces antes de arrancar.

Purgar el líquido de frenos

Costes de reparación de una fuga de líquido de frenos

El coste medio de la reparación de una fuga de líquido de frenos es de entre 150 y 1.000 dólares Se trata de un rango muy amplio, pero se debe a que hay muchas causas de una fuga de líquido de frenos.

Por ejemplo, el coste de la sustitución de un latiguillo de freno oscila entre 150 y 200 dólares, mientras que el coste de la sustitución de un servofreno puede costar entre 600 y 800 dólares.

Para complicar aún más las cosas, no hay ninguna causa que sea significativamente más común que las demás. Si te encuentras en una zona con mucha sal en la carretera o cerca de la costa con mucha sal en el aire, es posible que encuentres con más frecuencia conductos de freno oxidados, pero otros automovilistas pueden encontrar que necesitan sustituir su cilindro maestro de freno con más frecuencia.

Por último, como algunos trabajos son más fáciles de realizar que otros, puedes o no descartar los costes de mano de obra. Por ejemplo, si tienes que sustituir un latiguillo de freno y no encuentras la pieza original, puede que el taller tenga que hacerlo. Es probable que no tengas las herramientas para hacerlo, aunque tengas las habilidades necesarias.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 5 síntomas de una fuga de líquido de frenos (y costes de reparación) puedes visitar la categoría Frenos.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up