5 señales de un casquillo de brazo de control defectuoso (y su coste de sustitución)

Hay algunas piezas pequeñas en las que los conductores nunca piensan, pero que pueden afectar realmente a la conducción de tu coche. Uno de ellos es el casquillo del brazo de control.

El casquillo del brazo de control se encuentra en el lado del chasis del vehículo. El brazo de control está situado en la parte delantera de la suspensión, la parte donde giran las ruedas delanteras. Este casquillo también se encuentra en la parte trasera de muchos coches, según el tipo de suspensión.

En este artículo veremos los síntomas de los casquillos del brazo de control defectuosos, su ubicación, cómo funcionan y el coste de la sustitución si hay que cambiarlos. Aquí tienes un rápido resumen de los signos más comunes:

El síntoma más común de unos bujes de brazo de control defectuosos es la pérdida de estabilidad del coche a altas velocidades. También puedes notar signos como un desgaste desigual de los neumáticos o una dirección inestable. En algunos casos, también puedes sentir una vibración del volante.

Hay varios signos que presenta tu coche que pueden indicar que el buje del brazo de control de tu coche está funcionando mal. Puedes notar una diferencia en el confort y la dirección, pero pueden surgir otros problemas dependiendo de la gravedad de los daños en los bujes del brazo de control.

Aquí tienes una lista más detallada de los síntomas más comunes de un buje de brazo de control defectuoso.

Índice de Contenido
  1. Síntomas de un casquillo de brazo de control defectuoso
    1. 1. El nivel de estabilidad de tu coche ha disminuido
    2. 2. El desgaste de los neumáticos es desigual
    3. 3. Sacudidas de la dirección
    4. 4. Nota una disminución en el rendimiento de la frenada
    5. 5. El volante vibra
  2. Función de los casquillos del brazo de control
  3. Posición de los casquillos del brazo de control
  4. Coste de la sustitución de los casquillos del brazo de control

Síntomas de un casquillo de brazo de control defectuoso

1. El nivel de estabilidad de tu coche ha disminuido

Si se rompe un buje del brazo de control, sentirás una disminución de la estabilidad durante la conducción. Esto se debe a que el casquillo del brazo de control soporta el brazo de control para darle una gran estabilidad. Mientras conduces, puedes pasar por encima de muchos objetos en la carretera, desde pequeñas piedras hasta otros objetos que están en posición horizontal. Si tu coche pasa por encima de restos de la carretera, no vibrará.

Los casquillos del brazo de control ayudan a amortiguar las vibraciones causadas por esto, para que puedas conducir cómodamente. Si los casquillos de los brazos de control están desgastados, puedes oír ruidos secos al conducir, especialmente al girar el coche, lo que hace que la experiencia de conducción sea bastante desagradable.

2. El desgaste de los neumáticos es desigual

Desgaste irregular de los neumáticos E1609785512517

Como el casquillo del brazo de control mantiene los dos manguitos metálicos firmemente unidos, cuando se desgastan los manguitos sufren cierta holgura, ya que se mueven y vibran cuando se mueve el coche.

Dado que el brazo de control está conectado a las ruedas a través del manguito exterior, el movimiento del brazo de control puede obstaculizar las ruedas para que tengan menos superficie de contacto con la carretera que el otro lado, lo que provoca un desgaste desigual de los neumáticos delanteros.

3. Sacudidas de la dirección

El volante tiembla

Como ya hemos dicho, al acelerar desde parado, puedes notar que la dirección se tambalea y que la parte delantera del coche tiende a temblar cuando giras el coche a una velocidad considerable o pisas el freno. Esto se debe a que el casquillo del brazo de control tiene demasiado juego y no sujeta bien la rueda.

4. Nota una disminución en el rendimiento de la frenada

Freno delantero del coche E1609785502599

Aunque los casquillos del brazo de control no están conectados directamente con el sistema de frenado, afectan al frenado del vehículo. Si los casquillos del brazo de control de un coche están dañados, el frenado puede no verse profundamente afectado, pero a veces puede volverse inestable, de manera que la parte delantera del coche rebota hacia adelante y hacia atrás debido a la inercia cuando el coche intenta detenerse

Esto puede causar más problemas en el futuro, y las vibraciones adicionales resultantes pueden hacer que otras piezas se aflojen o incluso se rompan.

5. El volante vibra

El volante vibra

El sistema de dirección está conectado a las ruedas, que están conectadas a la suspensión a través de los brazos de control, creando así un vínculo directo entre el volante y los brazos de control.

Si tu volante tiende a vibrar durante los giros o las frenadas, es probable que los casquillos del brazo de control sean inadecuados, ya que no amortiguan las ligeras vibraciones que se producen durante los giros y la dirección al conducir.

Función de los casquillos del brazo de control

Brazo de control del coche E1609785652938

El casquillo del brazo de control es la conexión entre la suspensión y el chasis del vehículo. Hay dos tipos de brazos de control: el brazo de control superior y el brazo de control inferior con un casquillo de goma montado en el lateral. Este casquillo de goma cubre las dos piezas metálicas que hacen la conexión para que se toquen sin dañarse.

La goma no sólo hace esto, sino que también amortigua las vibraciones del coche en caso de golpes y pequeñas sacudidas. El efecto del caucho, que ablanda y absorbe las vibraciones, es mejor que el de los muelles, teniendo en cuenta su posición.

El manguito de goma también garantiza la lubricación de las piezas, ya que suele contener grasa para reducir la fricción. El manguito metálico del interior de la suspensión está conectado al bastidor del vehículo mediante una varilla central. El manguito exterior está conectado a las ruedas en ambos extremos para que los dos manguitos puedan moverse independientemente. Por ello, el casquillo del brazo de control y el brazo de control están sometidos a una gran tensión cuando el coche se mueve y gira. Con el tiempo, estos casquillos se endurecen y empiezan a romperse, causando algunos problemas.

Posición de los casquillos del brazo de control

Posición de los casquillos del brazo de control

El casquillo del brazo de control está situado en el brazo de control, atornillado al lateral del bastidor del vehículo.

El brazo de control es el brazo situado en la parte inferior de la suspensión delantera. Si tienes tracción a las cuatro ruedas, también puedes encontrarlo en la suspensión trasera, según el tipo de suspensión.

Coste de la sustitución de los casquillos del brazo de control

El coste medio de la sustitución de los casquillos del brazo de control oscila entre 120 y 600 dólares, dependiendo del modelo de coche y del coste de la mano de obra. Un casquillo del brazo de control cuesta entre 20 y 100 dólares y la mano de obra entre 100 y 500 dólares

En algunos modelos de coche, no puedes sustituir el casquillo del brazo de control por separado. Tienes que sustituir todo el brazo de control, lo que puede aumentar el coste de la pieza.

Sustituir el buje del brazo de control o el propio brazo no es difícil, sobre todo si tienes algunos conocimientos sobre los coches y su suspensión. Los brazos de control no se rompen tan a menudo como sus casquillos y, si es posible, puede merecer la pena sustituir sólo el casquillo.

Si no estás familiarizado con la reparación de tu coche, puedes llevarlo a un mecánico para que lo repare.

Es aconsejable sustituir los casquillos del brazo de control inmediatamente, ya que cualquier retraso en la reparación puede provocar un mayor desgaste de la suspensión y otros componentes.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 5 señales de un casquillo de brazo de control defectuoso (y su coste de sustitución) puedes visitar la categoría Mecánica General.

¡Más Contenido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Go up